La FIP denuncia que periodistas y políticos dañen a la credibilidad de la información con el “caso Babchenko”

146

La FIP deplora que periodistas y políticos conspiren juntos y dañen la credibilidad de la información después del “caso Babchenko”, que considera como una operación de propaganda. Veinticuatro horas después del anuncio de su muerte, el periodista ruso Arkady Babchenko apareció vivo, el 30 de mayo, durante una conferencia de prensa en Kiev, ciudad donde, según se informó, fue asesinado por tres disparos en la espalda el 29 de mayo.

a694f7eec71d0b7db40af28683e1559cb6bd7927

La FIP transmitió estas tristes noticias en sus redes sociales, y se unió a su filial rusa y a sus miembros ucranianos para solicitar una investigación exhaustiva del asesinato. Pero el resultado de esta historia, aparte del hecho de que ha sido organizado y explotado por los servicios ucranianos con consecuencias diplomáticas presumiblemente serias, refuerza la idea de que los periodistas y los políticos han conspirados juntos.

“Arkady Babchenko sigue vivo y puede continuar ejerciendo su profesión como periodista abierto: esta es una gran noticia”, ha dicho el presidente de la FIP, Philippe Leruth.

“Sin embargo, al difundir evidencia falsa sobre su asesinato, las autoridades ucranianas han erosionado seriamente la credibilidad de la información, y su comunicación corre el riesgo de ser considerada una operación de propaganda. ¿Era realmente necesario organizar su muerte para detener un presunto ataque? La Federación Internacional de Periodistas lucha contra la impunidad, que beneficia a los asesinos de periodistas, pero también exige transparencia en la información. La FIP recuerda que en Ucrania, los asesinos de Pavel Cheremet y sus patrocinadores nunca han sido identificados”, ha añadido Leruth.

Por su parte, el secretario general de la FIP, Anthony Bellanger, ha señalado que “esto ya no es un simple caso periodístico, sino más bien un circo completo orquestado por figuras militares y un periodista amenazado de muerte durante varias semanas. Pero es intolerable mentir a los periodistas de todo el mundo y engañar a millones de ciudadanos que se conmovieron con razón por este supuesto asesinato”.

Fotografía: AFP