El mundo del periodismo recuerda a Emilio Gastón por su papel en la creación de Andalán

44

El mundo del periodismo, se une al de la política, el derecho y el arte en el pesar por la muerte a los 83 años de Emilio Gastón, que en su polifacética carrera destacó también como uno de los impulsores y colaboradores de la revista Andalán. Desde todas las instituciones se ha destacado que se trata de uno de los referentes de Aragón en el último siglo.

EMILIO GASTON PREMIADO14

Emilio Gastón Sanz (Zaragoza, 1935) es conocido especialmente por haber desempeñado el cargo de Justicia de Aragón entre 1988 y 1993, el primero tras la recuperación de la institución también comenzó desde muy joven a publicar poesía y participar en proyectos culturales; fue uno de los fundadores del Partido Socialista de Aragón (PSA) y diputado en el Congreso durante la legislatura constituyente; fundador y miembro del consejo de dirección de la Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (APUDEPA); escultor; y un activo participante en numerosos proyectos culturales y de reivindicación aragonesista.

En 1972, fue uno de los cofundadores, financiadores y miembro del equipo de la revista Andalán, uno de los hitos en la historia del periodismo aragonés, por su papel como referente de oposición al franquismo y ser pionera en tratar cuestiones, desde información laboral a internacional, desatendidas por la prensa del momento, así como por su reivindicación de la  cultura aragonesa.

Del papel de Andalán señala el historiador Pedro Rújula en su libro “Historia contemporánea de Aragón”: “En sus páginas tuvo lugar la mayor concentración de capital intelectual aragonés de toda la historia, jóvenes intelectuales que con su brillantez irreverente mostraban en cada número de la revista que el recambio de la cultura oficial franquista estaba ya listo. Andalán transmitió una visión crítica con la situación presente, pero también una recuperación del pasado progresista de la región, y una proyección del futuro democrático que estaba a las puertas. Creó, en definitiva, una nueva imagen de Aragón, alternativa a la que había proyectado el régimen durante las últimas décadas, y con la que los aragoneses del momento no tardaron en identificarse”.