Los grandes editores de prensa en España defienden unánimemente el pago por contenidos

97

El futuro de los medios de comunicación, aunque no hay todavía un modelo claro de negocio, pasa por el pago de contenidos. Así lo consideraron el presidente de Unidad Editorial y los consejeros delegados de Vocento y Grupo Zeta; los tres participantes en la charla “La prensa: nuevos modelos de negocio, de cabeceras familiares a grandes conglomerados de medios” en la primera de las tres jornadas sobre periodismo organizadas por la FAPE y la Fundación Bancaria “la Caixa”, que se celebrará este mes de octubre en la sede de CaixaForum Madrid.

Foto de grupo de ponentes y moderadora con la secretaria de Estado de Comunicación y la presidenta de la FAPE, que inauguraron la jornada. De izquierda a derecha: Antonio Fernández-Galiano, Esther Esteban, Carmen Martínez Castro, Elsa González, Luis Enríquez y Agustín Cordón.
Foto de grupo de ponentes y moderadora con la secretaria de Estado de Comunicación y la presidenta de la FAPE, que inauguraron la jornada. De izquierda a derecha: Antonio Fernández-Galiano, Esther Esteban, Carmen Martínez Castro, Elsa González, Luis Enríquez y Agustín Cordón.

“La información merece un pago”, afirmaba Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento. La sociedad debe comprender la importancia de su función y pagar por “información veraz”, apostillaba Agustín Cordón, consejero delegado del Grupo Zeta, postura con la que mostró su total acuerdo Antonio Fernández-Galiano, presidente de Unidad Editorial. Por su parte, Fernández Galiano explicaba el punto de partida de la actual situación de la prensa española, cuando los medios venían de unos años dorados que llevaron a las empresas periodísticas a invertir, lo que les ocasionó un fuerte endeudamiento. “Llegó la crisis y se afrontaron grandes reestructuraciones, ajustes salariales, una revolución tecnológica… Hemos perdido los recursos y nuestros productos se resienten”.

Sobre las posible fusiones mediáticas, Fernández Galiano y Enríquez se mostraban totalmente partidarios, dado que éstas deberían proporcionar “músculo financiero” a las empresas, aunque, si como consecuencia se pierde la marca, “sería una mala noticia”, reconocía el consejero delegado de Vocento. En esta cuestión, Agustín Cordón se mostraba algo más remiso que sus compañeros de debate, y apostaba por una posible “agrupación” que permitiría a los grupos mediáticos llegar al mercado publicitario y aumentar su calidad “sin necesidad de fusionarnos”.

La actualidad también se impuso sobre lo programado en esta jornada y, a sugerencia de la moderadora de la mesa, la periodista Esther Esteban, las primeras intervenciones de los ponentes se refirieron al proceso independentista catalán. Los tres ponentes reivindicaron el papel de los medios de comunicación en esta grave crisis por la que atraviesa la democracia española y la necesidad de que los medios “replanteen la verdad y utilicen la información en contra de la propaganda”, en palabras de Enríquez. “Nuestra labor es ahora la misma de siempre pero también es más importante que nunca” añadió Cordón.

En la presentación del acto, la presidenta de la FAPE, Elsa González, la primera en intervenirrecordó a los asistentes que el sector periodístico ha sufrido una de las crisis más agudas y que la quiebra de negocio obligó a los medios a reaccionar a marchas forzadas. “Lo hicimos, seguramente, tarde y, a veces mal”, dijo. Según la presidenta de la FAPE, con la crisis se perdieron miles de puestos de trabajo, se rebajaron los salarios, cerraron medios y la calidad se resintió, en muchos casos. “Para colmo, muchos jóvenes no diferencian actualmente el papel de los medios de comunicación de las redes sociales”, añadía, lo que supone uno de los motivos por los que la FAPE se ha reunido con las formaciones políticas y con el ministro del ramo para que el Pacto por la Educación recoja el estudio de la función de los medios en la Secundaria.

Respecto al futuro del periodismo, tema que centraba la jornada celebrada ayer, Elsa González afirmó que “el Periodismo sin apéndices, que es riguroso y ético, es imprescindible y saldrá adelante”.