Los trabajadores de TSA en Aragón TV llegan a su octava huelga y señalan que las movilizaciones van a aumentar

160

El miércoles 8 de agosto los trabajadores de TSA Aragón en la radio y televisión autonómicas celebran su octava jornada de huelga desde marzo, un paro de dos horas en un nuevo capítulo de un conflicto laboral que permanece estancado y sin avances. El presidente del comité de empresa, Fernando Torres, critica tanto la “cerrazón” de la compañía como que la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión (CARTV) la esté apoyando con distintas medidas para aminorar el efecto de las protestas, pero asegura que los trabajadores mantienen sus reivindicaciones “y si no cambian las cosas, en otoño se nos va a oír mucho más”.

InEvent-1024x768

La empresa Telefónica Servicios Audiovisuales ha ganado distintos concursos públicos convocados por la CARTV para el mantenimiento y explotación de sus servicios; además, opera también la unidad móvil de Aragón TV. Con alredededor de 160 empleados, se encarga así de controlar las cámaras, el sonido, la distribución de señal… de todos los programas que se realizan en plató en la sede de la CARTV, tanto propios como de productoras ajenas; por su parte la unidad móvil es la que permite retransmitir en directo los eventos más complicados, cuando se utilizan varias cámaras.

Con estos paros, los trabajadores demandan mejoras laborales como la compensación por trabajo en festivo, reconocimiento de antigüedad y, en particular, que se repercuta en los salarios el incremento del IPC de los últimos años, que la empresa percibe en su contrato con la CARTV pero no ha trasladado a los salarios, y que el comité estima ahora en un 7,8%. Además Fernando Torres denuncia que se lleva “muchos años aguantando” y resalta el continuo deterioro de las condiciones de trabajo, con distintos conflictos por cuestiones como cambios de horario o incumplimiento de la normativa de seguridad en el trabajo que aún siguen en Inspección de Trabajo o los juzgados.

Si bien las protestas de los trabajadores se dirigen contra la dirección de TSA, el sistema de subcontratas desde la corporación pública es para el presidente del comité de empresa una de las claves en el conflicto. Torres destaca que al haber “muchos actores cada uno con sus intereses”, la posición de la empresa está siendo “de bloqueo e ignorar, porque les sale gratis”; así, considera que la corporación pública “dice que no es problema suyo, pero luego toma partido por la empresa”.

Se critica a Aragón TV por no tratar la huelga en sus informativos (que como servicio esencial no pueden verse afectados) ni señalar cuando los paros afectan a la programación y hacen que haya que sustituir los programas en vivo por otros o reposiciones, pero el uso de la unidad móvil es la que ha suscitado mayores polémicas: cuando el comité de TSA convocó un paro durante la Puesta del Pañuelico, inicio de las fiestas de Teruel, se contrató a una tercera empresa para cubrir el acto, y se ha vuelto a hacer, duplicando un servicio adjudicado a TSA, con los partidos de fútbol de pretemporada. En sus comunicados, los trabajadores acusan a la CARTV de “dejadez” sobre las empresas subcontratadas y permitir “que sus plantillas realicen su labor en un entorno más propio de un cortijo en épocas preconstitucionales”.

El presidente del comité de empresa de TSA resume que están “abocados a la huelga”, pero destaca que “por suerte el apoyo de la plantilla y de otros comités es muy bueno y es lo que nos permite seguir adelante”, por lo que asegura que se van a continuar las movilizaciones hasta conseguir sus reivindicaciones y que aunque de momento se descarta una huelga indefinida, se intensificarán las protestas a partir de septiembre “y se nos va a oír mucho más”. Además, señala que “es posible que nos volvamos a encontrar con otras subcontratas, porque el problema es general y sobre todo en las más pequeñas, que no tienen ni comité, lo están pasando muy mal”.