Reporteros Sin Fronteras destinó en 2016 más de 155.000 euros en poner a salvo a periodistas amenazados

88

Con ocasión de Día Mundial del Refugiado, el 20 de junio, Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha publicado un balance de sus actividades de asistencia, detallando sus líneas de apoyo a los periodistas y medios de comunicación amenazados por su trabajo. En 2016 se invirtieron más de 330.000 euros en 131 ayudas: un 47%  (155.100 euros) se destinaron a apoyar a los periodistas que han tenido que ponerse a salvo o instalarse en otro lugar por cuestiones de seguridad. y el resto a apoyar las actividades de medios de comunicación y de organizaciones independientes.

Ref

Si bien algunos periodistas pueden regresar y retomar sus actividades pasadas algunas semanas o meses, en ocasiones la gravedad del riesgo hace que sea imposible regresar rápidamente. Cada año decenas de periodistas se encuentran en estas circunstancias, a menudo después de haber padecido persecuciones durante años.

Igualmente, la organización apoya a los periodistas que se enfrentan procesos judiciales arbitrarios derivados de sus actividades periodísticas (ayudándoles a pagar abogados y gastos legales) y a los que han sido víctimas de agresiones, así como apoyando a sus familias, víctimas colaterales de las acciones de aquellos que se oponen a que exista una información libre.

En cuanto al apoyo a actividades de medios de comunicación o de organizaciones independientes, RSF ha apoyado particularmente a dos de sus colaboradores históricos: Periodista en Peligro (JED por sus siglas en francés) y el Observatorio de Libertades Periodísticas (JFO por sus siglas en inglés). Ambas organizaciones velan a favor de la libertad de información y de los periodistas en la República Democrática del Congo e Irak, respectivamente, dos de los países más violentos para la prensa, que ocupan los puestos 154 y 158 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017 de RSF.

La organización también ha apoyado a algunos medios de comunicación en el exilio, como en Siria, donde la gran represión que sufrió la prensa tras la revuelta popular de 2011 precipitó la partida de cientos de periodistas. Seis años de experiencia en el exilio han permitido que los medios de comunicación sirios –creados a menudo por periodistas-ciudadanos– se profesionalicen.

El año pasado RSF también ha ayudado individualmente a 30 periodistas sirios, la mayoría de ellos exiliados, para ponerles a salvo y a satisfacer sus necesidades básicas. Por ejemplo, en febrero de 2016, una ayuda económica de 1.500 euros permitió a un periodista que acababa de establecerse en Gaziantep, en el sur de Turquía, alejarse de la frontera siria y de los mensajes de milicianos islamistas que le tenían amenazado. El apoyo económico de RSF también ha permitido a algunos periodistas que habían obtenido visados de las autoridades francesas, dejar el país donde se habían refugiado inicialmente, para poder ir a Francia.

Cuadros RSF