La fotoperiodista María Torres-Solanot habla de romper fronteras territoriales y culturales con el proyecto “Música Nómada”

55

Música Nómada es un proyecto documental de la fotoperiodista zaragozana enfocada en Derechos Humanos, María Torres-Solanot  que busca retratar a músicos de cualquier parte del mundo que se han desplazado de su lugar de origen, sean migrantes o refugiados, o incorporan influencias de distintas culturas en su trabajo. El objetivo es resaltar el poder comunicativo de la música como lenguaje universal, y la capacidad que tiene para derribar fronteras territoriales y barreras culturales, a través de tres soportes: un exposición fotográfica con retratos de músicos, la realización de un documental y un sitio web musical y documental.

nomada

En un reportaje publicado en Heraldo.es, la periodista explica que la idea del proyecto surgió durante 2015, cuando retrataba la situación de los refugiados llegados a Europa y pudo ver “ lo que significan las fronteras, también las interiores que poseen muchas personas con otras que no son de su misma cultura o pueblo”. Con “Música Nómada” “Quería llevar a cabo un proyecto en mi ciudad centrado en la integración, en ese proceso emocional que experimenta cualquier persona que emigra, que se mueve y que tiene que combinar diferentes culturas, algo que a veces resulta complicado”. “Es tan duro lo que he visto que quería escoger un lenguaje que fuera universal para aportar mi grano de arena a derribar esas fronteras”.

El proyecto se inició este otoño “recogiendo testimonios e historias, realizando retratos, grabando y yendo a conciertos en los que actúan los músicos con los que he contactado”. En diciembre se acaba de inaugurar el portal web. Figuras como un bailaor japonés de flamenco o un trompetista colombiano llegado a Zaragoza desde la Unión Soviética están entre los primeros retratos de esta iniciativa, de la que la autora señala que no tiene una fecha de presentación establecida, pues antes debe profundizar pausadamente en esa comunidad musical.

María Torres-Solanot resalta el poder de la música para borrar fronteras fronteras físicas y emocionales: “En cualquier lugar del mundo, no importa que no entiendas el idioma o no te puedas comunicar, cuando escuchas una determinada canción o una melodía, enseguida conectas con otras personas”.

 

Fuente: heraldo.es