La APA denuncia el desprecio de la titulación en Periodismo en la última convocatoria de empleo de la Universidad de Zaragoza

176

La Asociación de Periodistas de Aragón ha enviado a los medios una nota de prensa denunciando que la Universidad de Zaragoza de nuevo ha convocado plazas de profesionales de Comunicación e Imagen mediante concurso interno y sin condicionarlas a sus titulaciones específicas. La Asociación ha trasladado su protesta ante una actuación del Rectorado que “ningunea” la formación en Periodismo, pese a que la propia Universidad lo imparte. Este es el texto íntegro de la nota, titulada “La Universidad de Zaragoza insiste en el error”.

P1120400rewebvmg

Una vez más, el Rectorado de la Universidad de Zaragoza ha convocado plazas cuya descripción se ajusta específicamente a las titulaciones de Periodismo. Y lo ha hecho mediante el procedimiento de concurso interno, sin condicionarlo a la posesión de licenciaturas o grados específicos. Los dos puestos, uno de técnico de Comunicación y otro de técnico de Imagen, se ofrecen a quienes ya sean funcionarios de carrera con independencia de cuál pueda ser su formación reglada. En un alarde de imprecisión académica, la citada convocatoria señala que se valorarán, en cada aspirante, los “conocimientos” que posea en las materias que supuestamente han de ser objeto de su futuro cometido profesional.

A la Asociación de Periodistas de Aragón le resulta extraño y doloroso este empeño en evitar las oposiciones abiertas, en ningunear a los auténticos técnicos en Comunicación y/o Imagen y en mantener la adjudicación de plazas en un circuito cerrado, donde al parecer jamás podrán entrar aquellos a quienes la propia Universidad de Zaragoza acredita profesionalmente. ¿Qué respeto le merece al Rectorado el grado en Periodismo (en sus diversas especialidades) que se imparte en el propio Campus cesaraugustano?

No es la primera vez que la APA debe llamar la atención sobre una situación absolutamente inusual, por mucho que sea justificada por unas normas administrativas que acaban convertidas en auténticas triquiñuelas. Es incomprensible que la existencia desde hace medio siglo de estudios universitarios de Periodismo sea ignorada sucesivamente, al tiempo que los pocos periodistas que en algún momento han sido contratados por el Rectorado para sus servicios de Comunicación son expulsados y su puesto es ocupado por otros profesionales de las más diversas especialidades. Será legal, pero ilegítimo y absurdo.

Esta situación se produce, además, justo cuando se va a producir un relevo en el equipo rectoral. Como si alguien quisiera dejar algo atado y bien atado. La situación, lamentable, lo es mucho más para la propia Universidad, cuya proyección social brilla por su ausencia o se produce mediante procedimientos clamorosamente amateurs.

Esta Asociación hace constar su más enérgica protesta, en nombre de los periodistas aragoneses, pero también de los cientos de estudiantes que se preparan con más ilusión que medios para acceder muy pronto a esta profesión que “su” Universidad ignora.