“Los medios de comunicación tienen que gritar que el suicidio no es una vergüenza”

38

Informar con rigor, sin sensacionalismos, sin morbo, y con conocimientos científicos es fundamental para ayudar a prevenir los suicidios. Es una de las principales conclusiones del taller “Suicidios y los medios de comunicación. Rompiendo en tabú“, organizado por la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL), el Colegio de Periodistas de Andalucía en Almería (CPPAA) y la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Salud Mental de Almería, dentro del convenio de Formación Continua para Periodistas con la Universidad de Almería.

Inauguración del taller "Suicidios y los medios de comunicación". Foto: Marina López
Inauguración del taller “Suicidios y los medios de comunicación”. Foto: Marina López

Se ha puesto de manifiesto que los suicidios se pueden prevenir, teniendo en cuenta además que, por cada suicidios consumado, hay entre 10 y 20 tentativas. Considerado un problema epidemiológico por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los suicidios son la principal causa de muerte no natural en España.En 2013, 3.879 personas se quitaron la vida en nuestro país. Son 10 veces mas frecuentes que los homicidios, 60 veces más que la violencia de género, y el doble que accidentes de circulación. Aún así, la tasa de suicidios en España es de 8,9 por cada 100.000 habitantes, frente al 61  de Lituania o el 17,5  de Francia.

Adolfo Javier Cangas Díaz, catredrático de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la UAL, ha explicado que es una solución permanente a un problema temporal. Por eso, “el objetivo es verbalizar, que se pueda hablar libremente de temas que para el que está sufriendo, son muy dolorosos y que aprendamos a escuchar. Porque, contra lo que hacemos con este tabú, lo importante es hablarlo. Porque es una percepción subjetiva, y hay salidas alternativas al suicidio“.

Por su parte, Domingo Díaz del Peral, coordinador del taller, psiquiatra y director de la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental de Almería, ha abordado los aspectos psicológicos que conducen al suicidio y que, según ha explicado, “siempre se dan en una fase muy aguda de crisis, que es breve” y “hay que informar al paciente de que esa situación angustiosa no dura para siempre, es pasajera y tiene solución”. Para Díaz del Peral, hay que tomar medidas entre todos, “lo mismo que se ha hecho con los accidentes de tráfico”.

“Tampoco -ha dicho- cuidamos, ni ayudamos a los supervivientes de los suicidio, a sus padres, familia, amigos y hasta el médico que lo ha tratado previamente“. Es la llamada postvención suicida. Es que cada suicidio supone un impacto y un shock brutal para entre 6 y 20 personas del entorno del suicida.

Para Díaz “es fundamental que los medios de comunicación se unan para informar de los síntomas, de las señales y, sobre todo, difundan las herramientas que tenemos disponibles para evitarlo“. “Tenemos que romper con ese tabú, dejar de pensar que es un asunto absolutamente privado, cuando es una verdadera epidemia“,añadió. “Los medios de comunicación tienen que gritar que el suicidio no es una vergüenza. No tiene ninguna connotación moral negativa“.

Por último, el periodista Ángel Luis Mena, técnico de la Escuela Andaluza de Salud Pública ha abordado el papel de los medios de comunicación ante los suicidios. Es habitual que los suicidios no aparezcan en las noticias; “Es una evidencia que los medios tenemos un papel ante los suicidios, y podemos hacerlo jugando el papel del joven Werther, el joven romántico que se suicida, y que lleva a la imitación. Por eso nos dicen que no debemos dar datos sobre el suicidio, datos morbosos, con mucho detalle, porque está demostrado que cuando así aparecen en las noticias, hay réplicas a los tres días y luego a las dos semanas“.

Pero “La novedad es romper el tabú. Hablar, pero de forma correcta, el fenómeno Papageno (por el personaje de la Flauta Mágica, que no llega a suicidarse). Explicando qué alternativas hay, qué sistemas de ayuda, y respetando por supuesto al entorno de la víctima y el proceso de duelo“.

“No debemos repetirlo constantemente, ni tampoco contarlo de forma normalizada, y debemos tener especial cuidado, por ejemplo, al hablar del suicidio de menores, adolescentes o personas famosas, porque puede provocar empatía y que se multipliquen“.

Mena ha recordado las recomendaciones de la OMS:

. Que no vaya en portada
. Que no aparezca en titulares
. Que no aparezca en titulares la palabra suicidio, ni términos como “suicidio fallido”
. No usar datos grandilocuentes o abusar de adjetivos
. Usar datos fiables y estadísticas correctas
. No confundir suicidios con tentativas
. Respetar el duelo de los supervivientes

Desde la web de la Asociación de la Prensa de Almería se pueden descargar varios documentos para ampliar los contenidos del taller.

 

Publicado por Asociación de Periodistas de Almería