Indonesia, al descubierto con las palabras de Aitana Muñoz y las fotografías de Diego Zapatero

149

LETICIA CELMA

Los sonidos de la selva, las tradiciones, los gestos y la cultura de las poblaciones de Indonesia, retratados con fotografías y palabras. Los zaragozanos Diego Zapatero y Aitana Muñoz comparten sus dos profesiones logrando una sinergia informativa. A muchos lectores les sorprendería saber que sus reportajes se han realizado con una distancia de miles de kilómetros, entre Indonesia y España. Zapatero se marchó a este país hace cuatro años y hace uno que conoció a la periodista. Desde entonces con su trabajo han mostrado los entresijos de la tierra de Java y la tribu de los Iban. Todavía tienen pendiente publicar otros contenidos como el transgénero en el Islam.

Descarga el reportaje ‘Los guerreros de la jungla’, publicado en la revista dominical ‘7k’ del diario ‘Gara‘.

 

Diego Zapatero, ¿cuándo se fue a Indonesia?

Hace cuatro años el Institute Indonesian of the Arts me concedió una beca durante dos años consecutivos. Vivía muy cerca de un volcán, el más peligroso del mundo, que hizo erupción en ese momento. Aunque había hecho otros trabajos de fotoperiodismo, me vi en una situación en la que me interesaba realizar ese reportaje y viví unas experiencias increíbles. Después seguí estudiando por mi cuenta. En España no hay Licenciatura de Fotografía ni de Fotoperiodismo y allí sí. El fotoperiodismo consiste en saber qué es lo tienes que contar, cómo contarlo, qué situación necesitas y enfocarlo desde tu propia visión.

 

¿Cómo empezó vuestra relación?

AITANA MUÑOZ: Tenía una sección en ‘Despierta Aragón’ (Aragón Radio) en la que llamábamos a aragoneses que estaban fuera de España, siguiendo la órbita de ‘Aragoneses por el mundo’ (Aragón TV). No conocía a Diego. A raíz de un programa de ‘Cuatro’ donde le entrevistaron, a través de un amigo en común y rastreando por la red, lo localicé y le propuse ser entrevistado. Dio la casualidad de que, meses después, venía a España para una exposición. Yo participaba en una muestra en ‘La Fábrica de Chocolate’ y le invité a verla, también fuimos a ver la suya. En una conversación le dije que no me importaría escribir porque he hecho radio y televisión, pero nunca me había metido en profundidad en el periodismo escrito. Él se quedó con esa idea. Desde Indonesia contactó conmigo para intentar escribir un reportaje y publicarlo en revistas de España. Fueron dos colaboraciones simultáneas, una fotógrafa sin manos y la tribu de los Tengger.

los guerreros de la jungla 7k
El último reportaje publicado en la revista ‘7k’ muestra tradiciones de los Iban./Revista 7k

Diego Zapatero comentaba que su trabajo consiste en contar historias a través de fotografías. ¿En qué momento quiso acompañar esas imágenes con texto?

D.ZAPATERO: Me interesaba tener otra pluma, otra forma de escribir las historias. Soy demasiado llano, lo explico bastante sencillo. Quería darle un toquecillo y conseguir la forma de captar al lector. Además para un reportaje siempre te piden 2.000 palabras.

A. MUÑOZ: A la hora de ofrecer un trabajo escrito a un medio tradicional es más fácil colocar ese trabajo si tú estás ofreciendo una historia con imágenes y palabras.

 

¿Cómo transmite el texto para que la periodista Aitana Muñoz lo plasme?

DIEGO ZAPATERO: Lo primero es ir allí y contarle las sensaciones, los detalles y lo que más me ha llamado la atención. Luego investigo y traduzco la información del sitio y de la cultura. Hay muy pocas referencias en español sobre Indonesia. Después Aitana le va dando forma.

A.MUÑOZ: Me ha mandado mucha información, me ha enviado una selección previa de fotografías, hemos mantenido charlas por Skype y la red te da muchas sorpresas agradables. En el reportaje sobre los Iban también hubo una reunión presencial. El reto era intentar ajustar su historia en imágenes con la historia contada en palabras.

 

¿Cuántas fotos captura y cuál es la selección que envía a la periodista?

D.ZAPATERO: Fotografío como si tuviera una cámara analógica, muy poco y lo que sé que va a funcionar. De 12 días puedo sacar un reportaje de 2.000 fotos, selecciono unas 40 y mando 20 a Aitana. Está muy claro lo que quiero contar, un retrato de fondo en el que tiene que haber detalles e interacción.

A. MUÑOZ: Me envía una primera selección de 20 y luego otra más acotada. Después es el propio medio el que dice qué selección quiere. En el último reportaje (‘Los guerreros de la jungla’) se tuvieron que recortar caracteres porque se decidió que debería ser más breve. Si hubiera estado en Indonesia, me hubiera costado más decidir qué era lo imprescindible. Como hubiera vivido todo el proceso, todo me hubiera parecido importante.

 

¿Cómo surgen los temas?

D.ZAPATERO: Hablando indonesio, que es una de las claves, te van contando historias de las 17.000 islas. Además hay muy buena relación entre los fotoperiodistas, coincidimos en eventos culturales y ceremonias ancestrales. Al final preparas temas que han hecho ellos y ellos realizan algún tema que estás haciendo tú. De ahí vas consiguiendo una lista de temas infinita, luego vas filtrando qué merece la pena por gastos de desplazamiento e interés. En España es complicado colocar una información de un país tan lejano como Indonesia. Es un país totalmente desconocido. Hay que pensarse muy bien qué hacer porque me cuesta dinero desplazarme, sin saber si lo voy a publicar o no. De hecho, como ya tengo una buena relación con las revistas, les propongo los temas para saber cuál podría interesar y así no voy en vano.

Diego y Aitana
Diego Zapatero y Aitana Muñoz retratan Indonesia desde un punto de vista cultural./L.C.

¿Cuánto tiempo tarda en elaborar un reportaje como el de ‘Los guerreros de la jungla’?

D.ZAPATERO: Estuve dos semanas conviviendo con ellos en la selva de Indonesia. La cámara la saqué al tercer día. Lo importante es que hago un estudio previo, leo muchos libros, aprendo su cultura y algunas palabras de su dialecto. Me dedico más a la antropología.

 

Vivir con una tribu tiene que ser complicado, aunque algunas estén acostumbradas

D.ZAPATERO: Siempre pido permiso llevando alguna ofrenda. Con educación se entra a todos los sitios y ellos, encantados. Hay que realizar un estudio previo, sabiendo lo que quieres fotografiar. Allí surgen los momentos que no te esperas y que suelen ser los mejores. Lo importante de un fotógrafo o fotoperiodista es el punto subjetivo, la forma de contar las cosas.

 

¿Cuál es el nivel de peligrosidad para introducirse ?

D. ZAPATERO: Depende del lugar. En Borneo hay que tener cuidado e ir preparado sobre todo en los viajes en lancha. En general no hay peligros excesivos. Viajas a ese sitio, disfrutas y te olvidas de lo que estás haciendo. Te sientes tan bien, tan involucrado y acogido, que eres uno más. De hecho, después te siguen llamando, cuando tienen cobertura. Es como una nueva familia. Es increíble disfrutar de esas vivencias que a veces se llegan a reflejar en la fotografía. Lo complicado es colocar un reportaje si eres un fotógrafo freelance. Cada vez es más difícil ir por libre.

A. MUÑOZ: Tiene mucha paciencia. No es un fotoperiodista que toma unas fotos, recoge unos testimonios y se va. Puede llevar a cabo su trabajo con calma, sensibilidad y ahondando en la aproximación.

 

Aitana Muñoz, ¿le pide a Diego Zapatero algunas fotografías concretas?

AITANA MUÑOZ: Cuando ha habido algún tema que tenemos ahí en cartera sí que lo hemos comentado. En ‘Los guerreros de la jungla’, Diego Zapatero tenía muy claro lo que quería fotografiar y yo me he amoldado. He intentado contar la historia de acuerdo a su trabajo. En algunos de estos casos, rastreando descubres detalles interesantes, sobre todo pensando que somos culturas y países distintos. Es muy importante la labor de contextualización geográfica e histórica.

 

¿Cómo consigue inspirarse?

AITANA MUÑOZ: Hay varias fuentes y la información está contrastada. Es muy importante en el ejercicio periodístico la empatía, intentar ponerse en la situación del otro. Me ha costado porque es como colocar las piezas de un puzzle, lo que él te cuenta, los textos elaborados por él mismo o publicados en periódicos locales y libros, el contexto y jugar con lo que me imaginaba detrás de cada foto. Ya que no había estado, he intentado transmitir lo que yo estaba viendo a través de esas fotografías. De ahí que la labor de selección haya sido muy importante.

 

¿Cuánto tiempo requiere la puesta en común del texto y las fotografías en un reportaje como el de los Iban?

AITANA MUÑOZ: Es un trabajo muy reposado. contaría meses desde que se plantea la idea, el trabajo previo y el de campo. Tienes que situar el contexto, dónde están y los retos de ese futuro en la lucha contra el hombre. No son una tribu aislada. Aparte un español metiéndose en la isla de Borneo es muy curioso.

DIEGO ZAPATERO: El idioma y las grandes distancias hacen que poca gente vaya a trabajar allí.

 

¿Están contentos con el resultado?

A. MUÑOZ: Sí. Me parece muy novedoso esa forma de hacer geografía fotográfica. Siempre me ha gustado el periodismo cultural. Me parece muy interesante fijarse en esas historias o formas de vida y culturas que están desapareciendo. Además detrás hay historias de vidas humanas

D. ZAPATERO: Se trata de un tema de cultura universal. La pérdida de cultura es un problema de todos, no sólo de ellos. Cuando ven que estás ahí para intentar inmortalizar algo que está desapareciendo, lo agradecen.

 

¿Cuáles serán sus próximos proyectos?

D.Z: Estamos preparando un trabajo sobre el transgénero en el Islam, pero es complicado. Está a mitad, hemos debatido varias ideas de cómo enfocarlo. Ahí hay que hablar con el editor antes de terminar el trabajo. También tenemos pendiente el reportaje de una fotógrafa sin manos.

 

En ese tema siempre se tiende al morbo.

A.MUÑOZ: Tiene interés. Hay una historia en la relación que tienen ellos con su religión. Es un testimonio que exige introducirse mucho. No es fácil.

D.ZAPATERO: El país que tiene más musulmanes del mundo es Indonesia y en el que menos problemas hay. Al ser autónomo hay que dedicar mucho tiempo al mailing.

Los iban
Las fotografías de Zapatero descubren la convivencia con los Iban./Revista ‘7k’

Y sobre la expedición que nombraba antes.

D. ZAPATERO: He participado en la expedición de 3.000 k por Borneo, siguiendo todo lo que había investigado el primer explorador que sacó a la luz los cortadores de cabezas. También tengo pendiente un baile de las máscaras de Java, fotografío la última compañía.

 

Aitana, como periodista, ¿en qué situación ve la profesión?

Por un lado veo que puede ser y es apasionante e inabarcable. Te abre un gran abanico de posibilidades puesto que tienes herramientas, personas con las que contactar, redes sociales, historias y capacidad para descubrir paisajes y gentes en todo el mundo. Pero, al mismo tiempo, hay una precariedad laboral que sufre el periodista, tanto el asalariado como freelance, que me produce mucha tristeza. Puede ser muy excitante, hay muchas posibilidades para trabajar, pero, al mismo tiempo, triste porque no se reconoce, no se paga bien y hay gente que se juega la vida o que con sus pequeñas historias sufre mucho para ver compensado su trabajo, y muchas veces lo ve alterado.