La Asociación de la Prensa de Madrid y Reporteros Sin Fronteras defienden la seguridad de los periodistas en Gaza

41

El ataque israelí en Gaza ha provocado varias voces que solicitan cumplir con el derecho a la información. Tanto la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) como Reporteros Sin Fronteras (RSF) han mostrado su rechazo al comunicado de Israel en el que explica que no se responsabiliza de lo que suceda a los informadores localizados en la Franja de Gaza.  Por su parte, RSF ha recontado los periodistas que han resultado heridos desde que comenzó el conflicto, dificultando así la cobertura informativa de la zona.

La APM insta a Israel a garantizar la seguridad de los periodistas en Gaza

Recuerda que la presencia de reporteros en Gaza es un requisito imprescindible para que se asegure de esta forma el derecho de información. La APM rechaza, además, que se pueda imponer a los periodistas la firma de un documento en el que se exime a Israel de cualquier responsabilidad en el caso de que los informadores sufran algún daño físico.

La presencia de periodistas en Gaza, debidamente protegidos por las autoridades, es un requisito imprescindible para que la comunidad internacional conozca lo que allí está ocurriendo y se asegure de esta forma el derecho de información de todos los ciudadanos. Amenazar, por lo tanto, a los periodistas con que las autoridades no pueden garantizar su seguridad es un atentado directo contra la libertad de expresión y el derecho de información, derechos fundamentales en el ordenamiento internacional.

Naciones Unidas considera que los periodistas tienen derecho a trabajar exentos de cualquier amenaza de violencia y a que se garantice, con su trabajo, el derecho a la libertad de expresión. En una resolución aprobada el 20 de noviembre de 2013, la Asamblea General de la ONU señaló que los profesionales de los medios de comunicación y el personal conexo que realicen misiones profesionales peligrosas en zonas de conflicto armado deberán considerarse civiles y ser respetados y protegidos como tales, siempre que se abstengan de emprender acciones que afecten negativamente su condición de civiles.

La APM insta también al Gobierno español a que, en cumplimiento de tales resoluciones, pida a Israel que garantice la seguridad de los periodistas españoles que trabajan en la zona en conflicto.

 

Muertos, heridos y censura entre los periodistas en Gaza

Reporteros Sin Fronteras muestra su profunda conmoción y tristeza por la muerte del cámara palestino Khaled Hamad, de 26 años, fatalmente herido hace dos días mientras preparaba un informe sobre los ataques de las tropas israelíes a los sanitarios palestinos. Otros trabajadores de medios resultaron heridos en sus centros de trabajo en anteriores ataques.

“La organización lamenta el bombardeo del ejército israelí contra civiles palestinos, entre ellos los periodistas”, declaró Virginie Dangles, asistente de investigación de Reporteros Sin Fronteras. “Recordamos que, en virtud de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU 1738 de 2006 y la Convención de Ginebra, todas las partes en el conflicto tienen el deber de garantizar la seguridad de los periodistas“.

Desde el inicio de la operación “Margen protector” de Israel en la Franja de Gaza, han muerto 583 palestinos, la mayoría de ellos civiles. Del lado de Israel, 27 soldados. Sólo el bombardeo israelí de hace dos días en el barrio de Shayaía, a las afueras de la ciudad de Gaza, causó 140 muertes entre los palestinos.

Las oficinas de la cadena de televisión qatarí Al-Jazeera, en el piso 11 de la Torre de Al-Jala, fueron objeto de disparos de advertencia por parte de las fuerzas israelíes este martes, un día después de que el ministro de Relaciones Exteriores israelí, Avigdor Lieberman expresara el deseo que Al-Jazeera dejase de operar desde Israel, acusando a la cadena de televisión de apoyar al terrorismo. Lieberman criticó abiertamente que la cadena esté financiada por Catar, país al que describió como la “columna vertebral económica “de las organizaciones terroristas en el Oriente Medio y otros lugares.

Hace dos días, Khaled Hamad, un camarógrafo de la productora Continue TV, se encontraba en Shayaía para informar sobre la violencia empleada el 10 de julio por las tropas israelíes contra los sanitarios palestinos que asisten a los heridos. Llevaba un casco y un chaleco antibalas con la palabra “prensa”, y se encontraba de pie cerca de una ambulancia cuando fue alcanzado por un proyectil de tanque y se vio envuelto en llamas. Hamad resultó gravemente herido, pero no pudo ser evacuado y murió a causa de las heridas varias horas después.

El 9 de julio, Hamdi Shehab, conductor de la agencia de noticias Media 24, fue asesinado en un ataque aéreo israelí cuando iba de regreso a su empresa después del iftar de Ramadán, la cena con la que se interrumpe el ayuno. El automóvil que conducía estaba marcado con las letras “TV”.

El domingo, el cámara Kareem al-Tartouri, que trabajaba para Medi 1 TV fue herido en un ataque aéreo israelí cuando trataba de salir del edificio donde están las oficinas de la cadena de televisión, que había sido atacada. Un segundo misil cayó en el piso donde se encuentra el canal e hirió a al-Tartouri, que fue trasladado al hospital.

El 18 de julio, Muhammad Shabat, un camarógrafo de la agencia Watania Media, fue herido en el brazo en un ataque aéreo a la torre Al-Jawhara, en la que Watania tiene sus oficinas. También sufrieron daños las instalaciones de otros medios en el edificio.

El 16 de julio, las fuerzas israelíes atacaron el edificio Daoud, en el barrio de Al-Rimal de la ciudad de Gaza, que también alberga varias sedes de medios de comunicación. Dos periodistas de la emisora de radio Sawt Al-Wattan, Ahmad al-Ajala y Tariq Hamdieh, fueron heridos y trasladados al hospital. La emisora no ha podido seguir con sus emisiones como resultado de los daños.

 

‘Una guerra mediática’, en Reporteros Sin Fronteras