Xavi Granda analiza los consejos y las dificultades de un periodista freelance

78

Excelencia, networking e inglés ocupan las primeras posiciones entre las claves que debe cumplir un periodista freelance. Así lo destacó el periodista y primer premio de la Asociación Nacional de Informadores de Salud (ANIS), Xavi Granda, en la conferencia que ofreció este jueves en la sede de la Asociación de Periodistas de Aragón (APA). Los asistentes también pudieron conocer las dificultades a las que se enfrenta un profesional freelance.

“El futuro, para mí, pasa por el autoempleo”, apuntó Granda durante el café tertulia. Por ello, impartió unas fórmulas que calificó como consejos que le hubiera gustado recibir cuando se hizo freelance por obligación. Entre ellos, el periodista recomendó tener una presencia activa en las redes sociales. Uno de sus proyectos surgió a partir de su perfil en Facebook. Además hay que intentar firmar en cabeceras de referencia. El objetivo de ambos consejos es que el nombre del periodista se convierta en un distintivo.

XaviGrandacharla4

Xavi Granda, escuchando la presentación a cargo de la periodista Melania Bentué./L

A la hora de desarrollar un artículo para un cliente, enumeró tres puntos determinantes: la necesidad de fijar unas tarifas, ofrecer un presupuesto previo para evitar impagos o dudas y cumplir con los plazos. Sobre esta última aseguró que aportaba la mejor reputación al freelance. Si no se puede hacer frente a un trabajo es preferible recomendar a otro compañero freelance, señaló Xavi Granda, que tiene una red de contactos con los que puede contar en esas ocasiones.

En cuanto a la especialización, Granda destacó la necesidad de formación, buenas herramientas de trabajo y los idiomas, sobre todo el inglés. Los congresos más importantes sobre Salud se realizan en habla inglesa. Por ello, dominar este idioma abre puertas al periodista freelance. También aconsejó especializarse en bioquímica y ómicas, áreas que parecen tener una proyección de futuro.

El autoempleo necesita las prioridades citadas y una “cabeza bien amueblada”. Dedicarse al periodismo como freelance conlleva dificultades laborales empezando por la inseguridad. Algunos clientes no pagan o lo hacen tiempo después de que se ha entregado la pieza. “Ya no sé lo que son las vacaciones”, comentó con humor el periodista.  A todo ello hay que sumar la dificultad para conciliar la vida familiar por los continuos viajes, ruedas de prensa y entrevistas. Xavi Granda tiene fotografías con su hija mientras cubría convocatorias. La facturación y las características distintas de los clientes son el resto de puntos en contra del freelance.

XaviGrandaCharla3

El periodista, durante la tertulia./LCR

Por último, citó unos consejos finales como no dejar tirado nunca al cliente, invertir en tecnología, disponer de un plan B, cuidar el equipo y no parar de formarse. En esta línea, recordó que trabajar en casa entraña una responsabilidad por parte del profesional en cuanto a vigilar la alimentación, organización de horarios y espacios y mantener abiertas todas las posibilidades que surjan.

“Me encanta ser periodista”.

Xavi Granda ha vivido y trabajado en varios países. Nació en Bélgica, aunque asegura que fue por accidente. En la actualidad se mueve entre Madrid y Barcelona y, tras convertirse en el primer ganador del Premio ANIS, sus viajes han aumentado. Su amor por el periodismo ha hecho que nunca abandone la profesión. “Me encanta ser periodista”.

Además de dedicarse a los artículos de Salud, elabora contenidos de estrenos de cine en el blog  ‘ Ojo a la cartelera’ y le gusta la cultura. En un futuro no descarta escribir un libro e incluso abrir su propio medio de comunicación para dar cabida a temas que pasan desapercibidos en la agenda informativa.

El periodista todoterreno tiene claro que los foros y las asociaciones son importantes para los profesionales por la oportunidad de darse a conocer en las reuniones y en las actividades. “Es el momento de participar, que te vean. Lamentándote jamás te van a llamar”.

Según Granda, a pesar de las dificultades y el panorama de la profesión, todos los días hay que levantarse con optimismo y pensar: “Tengo la profesión más bonita y voy a comerme el mundo”.