Los periodistas vuelven a tener libre acceso al Ayuntamiento de Alcázar de San Juan

38

Durante varios días, la Policía Local y Nacional les impedía el acceso al edificio, donde permanece encerrado un grupo de vecinos. A este hecho se suma la negativa del presidente de la Diputación ciudadrealeña, Nemesio de Lara, a responder las preguntas de CMT, la Televisión Pública de Castilla-La Mancha.

Alcázar de San Juan está viviendo una situación anómala en la que se ha impedido a los medios de comunicación ejercer su trabajo con normalidad y a los periodistas, tanto nacionales como locales, tener acceso pleno a las fuentes.

Los informadores han dado traslado a la Asociación de Periodistas de Ciudad Real de que desde la Alcaldía se negaba el paso a los medios de comunicación al edificio público, que permanece custodiado por la Policía Local y Nacional.

Durante horas, los periodistas no han podido informar de primera mano de los sucesos que se producían dentro de la Casa Consistorial donde un grupo de vecinos permanece encerrado. Además, tanto en las convocatorias de ruedas de prensa por parte de los encerrados como en las del grupo político de la oposición no se permitía la entrada de periodistas para ejercer su obligación de informar al ciudadano.

De igual modo, un equipo de televisión permanecía dentro con los encerrados y no se le permitía volver a entrar en caso de que salieran a buscar material para poder desarrollar su labor informativa.

ayuntamientodealcázar2-agrega.educacion.es

 

Fachada del Ayuntamiento de Alcázar. /Agrega Educación

La Asociación de Periodistas de Ciudad Real ha puesto en conocimiento de los responsables municipales estos hechos, teniendo como resultado que, a media mañana, se recuperaba la normalidad y los periodistas volvían a entrar en el Consistorio.

Desde la Asociación de Periodistas de Ciudad Real quieren trasladar su desaprobación por este tipo de proceder y denunciar que no se puede tolerar la vulneración del artículo 20 de la Constitución, apartado c, donde se reconoce el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz. Al mismo tiempo, con estas prácticas se les niega a los ciudadanos el derecho a estar informados.

Esa asociación también se ha sumado al comunicado de la Federación de Asociaciones de Periodistas de Castilla-La Mancha  suscitado tras la decisión del presidente de la Diputación provincial de Ciudad Real, Nemesio de Lara, de no responder preguntas procedentes de los redactores de un medio de comunicación concreto. Este es el último de los reiterados ataques que los medios de la provincia y de la región vienen sufriendo desde hace meses por parte de la clase política en general.

Comunicado de la Federación de Asociaciones de Periodistas de Castilla-La Mancha. 

La Federación de Asociaciones de Periodistas de Castilla-La Mancha recuerda a los políticos que se deben a los ciudadanos y que cuando se niegan a responder a las preguntas que les plantean los periodistas la gran perjudicada es la sociedad, no el periodista o el medio de comunicación.

El periodismo, y también el periodista, debe resultar incómodo al poder, porque uno de los principios del periodista debe ser destapar lo que los poderes quieren ocultar y denunciar abusos que se están produciendo y con los cuales se debilita la democracia. En resumen, hacer de contrapoder, informar y denunciar.

Los responsables públicos no deberían hablar únicamente con medios de comunicación que consideran próximos o con periodistas cercanos, porque esta situación, dañina, perjudica a la sociedad, al periodismo y a la propia clase política, y es, en parte, responsable del descrédito que periodistas y políticos tienen en este momento entre los ciudadanos.

Los periodistas tienen una misión de control de los poderes públicos que no deben perder. Como sostiene el Manifiesto de la FAPE en Defensa del Periodismo, “la salud de la democracia se resiente sin una prensa libre y crítica con el poder”.

Las asociaciones de periodistas lamentan, en este sentido, las reacciones poco democráticas que están demostrando algunos políticos ante los periodistas que plantean preguntas molestas. Y rechazan que estos políticos se nieguen a responder a las preguntas, porque la defensa de la libertad de prensa no solo atañe a los periodistas sino también a las instituciones, a los poderes y al conjunto de los ciudadanos.

FAPE