La FIP condena los ataques contra periodistas en Marruecos

96

11 de noviembre de 2010.- La Federación Internacional de Periodistas (FIP) condenó hoy una serie de ataques que se han dirigido a los medios de comunicación en los últimos cuatro días y pidió a las autoridades marroquíes que los autores sean llevados ante la justicia. Dos periodistas españoles fueron asaltados cuando cubría el juicio contra siete activistas saharauis en Casablanca, mientras un grupo de personas armadas saquearon la oficina regional de la televisión pública marroquí en la ciudad meridional de Layooune el lunes.

“El tipo de violencia ejercida contra los periodistas en los últimos días ha sido sorprendente”, dijo Aidan White, secretario general de la FIP. “Es inaceptable que los políticos desahoguen su furia a los periodistas.” Informes de prensa aseguraron que dos periodistas españoles, Antonio Parreño, de TVE y Eduardo Marín de la Cadena SER, fueron atacados por algunos miembros del público, cuando estaban tomando fotos en el juicio de los siete activistas del movimiento Frente Polisario, en el tribunal de AïnSebaâ en Casablanca el viernes. La policía intervino para escoltarlos pero les pidió que eliminaran las fotos.

Por otra parte, las autoridades marroquíes se han quejado recientemente sobre la forma en que los medios de comunicación españoles cubren los asuntos del país.

En otro incidente, la delegación regional de la Sociedad Nacional de Radio y Televisión (SNRT) en Layooune fue atacada el lunes por un grupo de personas armadas con espadas y cuchillos destrozando equipos de la oficina y dañando dos vehículos, aunque los periodistas y empleados lograron escapar. Los ataques se produjeron en medio de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad marroquíes y saharauis en un campo de refugiados creado hace casi un mes fuera de El Aaiún, como protesta por los desplazados saharauis sobre sus condiciones de vida. Al menos cinco personas han muerto en los enfrentamientos y decenas han resultado heridas.

Según la información recibida por el Sindicato Nacional de la presse Marroquí (SNPM), afiliado de la FIP, los atacantes portaban pancartas a favor del Frente Polisario, que reclama la independencia del Sáhara Occidental.

La FIP apoya a la SNPM que condenó enérgicamente los ataques y pidió a las autoridades que garanticen la protección de los periodistas que trabajan en el territorio alauita.

“Apoyamos a nuestros afiliados y a los periodistas en Marruecos contra la violencia y los medios de orientación de ningún tipo”, agregó White. “Las autoridades deben mostrar tolerancia cero para cualquier forma de intimidación contra los periodistas locales y extranjeros.”