La FIP lanza una plataforma mundial para el periodismo de calidad

267

Con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, el 3 de mayo, y en medio de la crisis de Covid-19, la Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece la FAPE,  principal organización profesional representante de los periodistas de todo el mundo, ha publicado una ‘Plataforma Mundial para el Periodismo de Calidad’ para todos sus afiliados, más de 600.000 miembros en 146 países. La información nunca debe estar confinada y debe seguir siendo un bien público.

Al paralizar a más de dos tercios de la humanidad, la crisis sanitaria, política, y económica de Covid 19 tendrá consecuencias terribles en todas nuestras sociedades. Y hoy estamos seguros de que perdurará en el tiempo.

Este “Gran Confinamiento”, como ya lo definió el Fondo Monetario Internacional, en referencia a la “Gran Depresión de 1929”, no perdona a ningún continente ni sector, y los medios de comunicación, cualquiera que sea la forma de la prensa, no escapan a esta ola destructiva: muchas empresas de prensa ya han cerrado sus puertas, se han perdido millones de puestos de trabajo y los periodistas, aunque la información de calidad es esencial para los ciudadanos en tiempos de crisis, están sufriendo todo el peso de la misma.

Es hora de proteger a los medios, salvar empleos y apoyar a los trabajadores más precarios.

Pero ha llegado el momento de preparar el futuro, el futuro del periodismo de calidad, ético y solidario que respete los derechos laborales y las libertades fundamentales.

La Federación Internacional de Periodistas propone un inmediato plan de recuperación mundial para salvar a los medios de comunicación más afectados y a los periodistas más precarios, y hace una llamada a todos los gobiernos nacionales para que se comprometan con el periodismo de calidad en esta época de desinformación, a través de fuertes medidas políticas y económicas que garanticen la supervivencia de los medios de comunicación y los periodistas profesionales.

Desde el principio de la pandemia, los periodistas han demostrado ampliamente el rol esencial que desempeñan en la educación de los ciudadanos, contextualizando la desenfrenada carrera por los números, explicando la realidad y, sobre todo, desenredando la narrativa de los políticos, haciendo las preguntas difíciles y exponiendo los fallos institucionales. Gracias a su compromiso, el periodismo, como bien público, ha seguido prosperando como la columna vertebral de nuestras democracias.

Lamentablemente, al mismo tiempo, demasiados estados se aprovechan de esta crisis para aumentar su poder autoritario, reforzar sus sistemas de vigilancia de la población o encarcelar a los periodistas cuando algunas empresas de medios de comunicación reducen los sueldos sin negociar, recortan las prestaciones o despiden al personal.

La FIP y sus afiliados en todo el mundo serán los actores del periodismo del mañana, a nivel mundial y nacional, y seguirán promoviendo el periodismo de calidad, ético y solidario que ha estado promoviendo desde su creación en 1926.

Por lo tanto, la FIP propone aquí una ‘Plataforma mundial para el periodismo de calidad’ para salvar y proteger los puestos de trabajo en la industria de los medios de comunicación y crear un futuro que promueva una economía de la información sostenible y con apoyo público.

La información debe seguir siendo un bien público.

Consulta el documento de la ‘Plataforma mundial para el periodismo de calidad’