Reporteros Sin Fronteras alerta sobre la expansión generalizada del odio al periodista

177

 

Al menos 80 periodistas fueron asesinados en 2018 y 348 fueron encarcelados. El abominable crimen contra Jamal Khashoggi marca un año en el que los actos violentos contra reporteros crecen de forma alarmante, también en la Unión Europea, como denuncia el informe anual de Reporteros Sin Fronteras.

20190208_IA2018_222

“Esta es la casa de los periodistas. No solo de los periodistas de Madrid, ni de los de España, sino de todo el mundo”. Con esta calurosa bienvenida, la presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Victoria Prego, abrió la presentación del Informe Anual RSF 2018 , que contó, como cada año, con la conductora del programa “Hoy por Hoy” de la Cadena Ser, Pepa Bueno, como maestra de ceremonias. Además, participaron como invitados y oradores la fotorreportera freelance Maysun, así como el periodista nicaragüense Eddy López y la corresponsal de RSF en Venezuela, Elsa Piña, ambos acogidos temporalmente en España por la organización, con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid.

El año 2018 ha sido testigo de un significativo incremento de los actos violentos contra profesionales de los medios de comunicación. Al menos 80 periodistas fueron asesinados el año pasado, en claro aumento respecto a los cerca de 60 registrados en 2017, mientras que 348 fueron encarcelados, frente a los 326 del año anterior. Más de la mitad de los informadores en prisión se concentran en solo cinco países: Irán, Arabia Saudí, Egipto, Turquía y China, que se mantienen como las mayores cárceles de periodistas del mundo. Crece también el número de secuestrados, que pasa de los 54 de 2017 a los 60 del año pasado. La aplastante mayoría se encuentran cautivos en Oriente Medio (Siria, Irak y Yemen).

De esta “caza al periodista” despiadada dio fe el reportero nicaragüense Eddy López, del diario La Prensa, para el que ha trabajado durante los últimos doce años, hasta que la ola de violencia desatada para aplacar las manifestaciones que comenzaron en abril de 2018 puso su vida en grave peligro. “No se puede ejercer el periodismo en Nicaragua. La libertad de prensa está siendo asesinada en mi país”, sentenció. López, acogido temporalmente en España por RSF con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid

También en el auge de las redes como medio de información y en su uso de doble filo quiso detenerse la prestigiosa fotorreportera hispanopalestina Maysun, quien imputó parte del descrédito que afecta al periodismo a la intoxicación que distintos estamentos de poder fomentan deliberadamente en Internet. “Hay un submundo digital que ha contribuido a fomentar esa desconfianza en el periodista y en la veracidad de la información, alimentado por gobiernos que buscan desacreditarnos y quitarnos cualquier peso”, aseguró.

Descarga el informe anual de RSF.