La joven periodista aragonesa Lucía Benavente bate récords de audiencia en el “prime time” de la televisión colombiana

706

El nombre de Lucía Benavente Liso suena cada vez con más fuerza en los programas informativos de mayor audiencia de la televisión de Colombia. Los reportajes de esta joven periodista nacida en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) hace 27 años, que decidió cruzar el Atlántico nada más terminar la carrera en 2012, están batiendo récords de audiencia en espacios del prime time como “Séptimo Día” y “El Rastro”, ambos de Caracol Televisión, una de las principales cadenas privadas de este país.  Antes de llegar hasta aquí, ha cubierto importantes informaciones como la firma del proceso de paz con las FARC, y la ceremonia de los premios Grammy y la de los Oscar, durante su paso por una emisora en Estados Unidos.

Lucia-Benavente-durante-una-entrevista-del-reportaje-en-el-que-cuenta-el-asesinato-de-una-menor-de-15-años-violada-y-ase[50806]

Cuando llegó a Colombia, en noviembre de 2012, la voz de la aragonesa Lucía Benavente era una desconocida. Ahora, es una referencia en el programa “Séptimo Día”, centrado en temas de denuncia social, y donde ella está al frente de temas como salud, drogas, estafas, hurtos y crímenes urbanos y  rurales.

“Séptimo Día”, programa periodístico de investigación y denuncia que cumple este año 15 años de emisión, es uno de los programas insignia de Caracol Televisión por sus altos índices de audiencia y su impacto social y periodístico. Tiene una hora de duración y se emite en prime time todos los domingos. Está dirigido y presentado por el periodista colombo-estadounidense de origen filipino Manuel Teodoro y copresentado por la reconocida presentadora de noticias María Lucía Fernández. Cada domingo, uno de los cinco reporteros que conforman el programa, presenta un tema de denuncia social o crónica televisiva de impacto. Entre ellos se encuentra la aragonesa Lucía Benavente, que desde abril de 2017 ha estado al frente de varias investigaciones en el área de salud, drogas, estafas, hurtos y crímenes.

Una de sus últimas informaciones, con un rating de audiencia de 10, narra la vida de dos jóvenes prostitutas que utilizan la escopolamina (una droga mortal obtenida de una flor) para robar. La periodista zaragozana acerca además en este reportaje, titulado “Las Bellas donnas”, la elaboración de esta droga por parte de un “brujo” de la comuna 13 de Medellín.

Otro de los últimos temas de denuncia social abordados por Lucía Benavente es el boom de cesáreas en Colombia, que ha despertado la atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con un rating de audiencia de 9.5, “¿Cesáreas innecesarias?” da voz a aquellas madres que por este tipo de intervenciones, ellas o sus bebés, han sufrido daños irreversibles o la muerte. Tal y como muestra la investigación de la reportera zaragozana, dos de cada tres cesáreas realizadas en el país no son necesarias, aunque cerca del 50% de las mujeres no tienen sus bebés por parto natural.

Séptimo Día. Caracol TV. Marzo 2018. Tema robo de bicicletas[50810]

El hurto de bicicletas, que se ha incrementado un 70% en los últimos dos años, es el reportaje de Lucía Benavente que más audiencia ha registrado, de momento, con un rating de 10.3. En un país donde la bicicleta es uno de los medios de transporte en auge, la venta de este tipo de vehículos robados mueve alrededor de 16.000 millones de pesos anuales en Colombia, lo que equivale a 4,64 millones de euros, aproximadamente. En la capital colombiana, Bogotá, el número diario de hurtos de “ciclas”, nombre que reciben las bicicletas allí, asciende a 15, y el 40% de ellos se produce a mano armada. “Ser ciclista no es seguro. Nos pueden hasta matar por llevar nuestras bicicletas”, cuenta a la periodista aragonesa el ciclista Obeimar Ordóñez, del equipo Parceros MTB, a quien dos personas le encañonaron con armas de fuego mientras entrenaba para robarle su bicicleta y todas sus pertenencias.

La reportera aragonesa también forma parte del programa “El Rastro” de Caracol Televisión, que se emite los festivos por la tarde y que narra durante una hora la historia real de un crimen. En él se incluyen los testimonios de los familiares de la víctima, investigadores del caso (policía y fiscalía) y el autor condenado del crimen quien narra la versión desde la cárcel en la que está preso.

En este espacio, Lucía Benavente ha acercado historias como la de una mujer embarazada que fue asesinada para arrebatarle a su hija antes de nacer, o la de una menor de 15 años que fue violada y asesinada por dos hermanos, a los que logró identificar ante las autoridades antes de morir. Ambas informaciones registraron una gran acogida por parte del público, con unos ratings de audiencia de 9.5 y 9.2, respectivamente.

 

LOS FRUTOS DE UNA DECIDIDA APUESTA PERSONAL

Para Lucía Benavente estos datos son una muestra del trabajo realizado para “resolver problemas de muchos ciudadanos gracias a una cámara y un micrófono”. “Ha sido un camino largo, difícil en algunos momentos, pero es una responsabilidad enorme tener una hora en prime time cada cinco semanas poniendo el pecho en temas que son muy sensibles o desenmascarando de frente con nombre y apellido a un presunto estafador”, remarca.

Medellín desde la comuna 13

Sobre su popularidad, la reportera más joven del programa “Séptimo Día” confiesa: “A veces la gente me reconoce por la calle y me da verguenza, pero esos momentos me ayudan a ser consciente del impacto de las investigaciones que hacemos y de la importancia de ser riguroso en la información: a veces tratamos temas muy sensibles”.

También subraya que allí en Colombia la audiencia es “más sensible”, aunque mantienen una “doble moral respecto a temas como la sexualidad o las clases sociales”. “Como decía el periodista y humorista asesinado Jaime Garzón: ‘Este país se escandaliza cuando uno dice ‘hijueputa’ en televisión, pero no se escandaliza cuando hay niños limpiando vidrios y pidiendo limosnas, eso si no… eso es folklore’”, ejemplifica.

Tras casi seis años fuera de España, Lucía Benavente considera que ha progresado profesionalmente y ha aprendido a “ser muy tolerante con otras maneras de pensar y entender el mundo, a escuchar más atentamente”. “En cuanto a la comunicación, he aprendido -señala- a tener más tacto en la forma de decir las cosas”. Por otra parte, “al comienzo me molestaba mucho que me trataran con una actitud infantil o débil o incluso como si fuera tonta, hay algunas mujeres que caen en ese juego porque es ‘cómodo’ y reaccionaba de forma tajante, pero he aprendido a darle la vuelta y usar esa actitud que ‘esperan de mí como mujer’ como un arma de doble filo y ‘atacar’ (en el sentido periodístico de la palabra) cuando menos se lo esperan”.

Prácticas Ser Cinco Villas. Verano 2012

Como recuerda, la idea de viajar a Colombia para continuar su trayectoria profesional surgió de una profunda reflexión, tras haber trabajado en varias emisoras de Cadena SER y realizar el último curso de la carrera de Periodismo en Alemania. De esa época de formación, y de sus prácticas en la radio de Ejea de los Caballeros, la periodista aragonesa valora la adquisición de esa capacidad de “síntesis” tan importante para ejercer una profesión como la de periodista. “Aquí les cuesta mucho ir al grano. Además, muchos reconocidos periodistas ven al televidente como algo lejano, a veces no lo conocen por caer en el elitismo. Yo insisto siempre en que estamos hechos para codearnos con el señor de la tienda de la esquina, no con el senador polémico de turno. Aquí muchos periodistas aspiran a tener dinero y poder, no a informar”, añade.

Les pidió a sus padres un préstamo de 3.000 euros y se lanzó a la aventura en la emisora de Caracol Radio en Bucaramanga, en la región colombiana de Santander. Tras nueve meses en este lugar, Lucía Benavente aceptó la propuesta de su jefe, Julio Sánchez Cristo, para trabajar como corresponsal de la cadena en Miami. Regresó en febrero de 2015 a Colombia, como periodista del programa RCN Radio en Bogotá, y desde 2017 ya forma parte del equipo de Caracol Televisión.

 

TESTIGO DEL PROCESO DE PAZ

Durante su estancia en el país latinoamericano, Lucía Benavente ha cubierto hitos históricos como la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC, y el plebiscito, en 2016. “Sentí muchas contradicciones con ese acuerdo de paz: la felicidad de quienes sufrieron durante tantos años en su piel a la guerrilla y el escepticismo de quienes temían que el país perdonara a un grupo que no tenía una intención real de reparar a las víctimas ni de rehacer sus vidas como civiles”, relata la periodista, que reconoce que lloró “cuando ganó el NO”. “Me pareció que la campaña de los opositores a esos acuerdos fue muy dañina porque detrás realmente había una cuestión de ego entre Santos y Uribe. Al final, lo más humillante era que el objetivo de esa disputa fue determinar quién se colgaba la medalla y ponía fin a la guerra, no cómo iba a impactar esto al país. La polémica derivada del premio Nobel fue prueba de ello”, sostiene Lucía.

Firma de acuerdos gobierno y Farc. Octubre 2016. Cartagena de Indias.

También ha sido testigo privilegiada de otros acontecimientos, de carácter cultural, durante el tiempo que trabajó como corresponsal en la emisora de Radio Caracol Colombia en Miami. Cubrió al estilo paparazzi los Premios Grammy y los Oscar. Desde allí, realizó además, junto con otros compañeros, un especial por el 50 aniversario de la muerte de John Fitzgerald Kennedy recogiendo los mejores testimonios de ese día, trabajo por el que recibieron el Micrófono de Plata en el Festival de los mejores programas de radio del mundo con sede en Nueva York.

En cuanto a su regreso a España, asegura que “después de estar en un programa como Séptimo Día y un país como Colombia, me   he acostumbrado tanto a la adrenalina de las historias macondianas que cuento y a la disposición económica y logística para hacer periodismo que mi mayor temor de volver es no ubicarme; ya no me veo, como hace mi madre, con una grabadora en un pleno del Ayuntamiento de Ejea”.

“Durante la época del expresidente Álvaro Uribe, se creó un lema que decía: ‘Colombia, el riesgo es que te quieras quedar’. Tienen toda la razón: aquí cada día es una aventura y en cada esquina hay una historia que supera la imaginación: lo cual es todo un tesoro para un periodista”, añade Lucía Benavente, que asegura que “cuando vuelva a España”, su intención sería centrarse en estudiar para dedicarse a la docencia.