El mundo del periodismo respalda con distintas iniciativas la huelga general feminista del 8 de marzo

157

La huelga de mujeres, convocada en 177 países el Día Internacional de la Mujer para visibilizar con paros, concentraciones y otras acciones las desigualdades de género, ha encontrado un importante apoyo y altavoz en el mundo del periodismo. En la mañana del jueves, la Asociación de Periodistas de Aragón difundió un comunicado de apoyo para pedir que esta jornada marque un punto de inflexión y el periodismo “se comprometa con la causa de la igualdad” y a la vez surgía el manifiesto “Las periodistas paramos”, que ya ha logrado miles de firmas entre las profesionales de la comunicación.

paro

El comunicado de la APA se dirige tanto a los y las profesionales como a los medios de información y al conjunto de la ciudadanía y recuerda tanto que en el periodismo hay problemas específicos, como la falta de mujeres en los equipos directivos, como la necesidad de trascender “las convocatorias que se producen un día concreto”, y así “convertir la información y el análisis en parte de un proceso constructivo que rompa barreras y denuncie cualquier agresión psíquica, física, laboral o ideológica contra las mujeres y sus legítimas aspiraciones”.

Para visibilizar este apoyo, la Asociación ha convocado una concentración durante el XIX Congreso de Periodismo Digital de Huesca, que ese 8 de marzo celebra su primera jornada; además llama “a todos los periodistas aragoneses y a los medios a realizar las acciones más adecuadas para hacer visible idéntica actitud”.  Este comunicado ha sido reflejado en medios como la web de la FAPE.

Coincidiendo tanto en el tiempo como en su contenido, a este respaldo se ha sumado el manifiesto “Las periodistas paramos”, surgido de una reunión de 50 mujeres periodistas y que en menos de 24 horas suma ya más de 3.600 apoyos (firmas de mujeres) que van creciendo hora a hora.

Esta iniciativa también respalda la huelga general y llama “a todas las compañeras a que se sumen a la movilización en la medida de sus posibilidades y circunstancias”, como con lecturas del texto, en el que se hace un llamamiento al respaldo de los lectores y se subraya el carácter profesional de la iniciativa: “No queremos que ningún partido político, sindicato o medio de comunicación se apropie de nuestras reivindicaciones”.

El manifiesto explica que las periodistas sufren “el mismo machismo que las mujeres del resto de sectores: precariedad, inseguridad laboral, brecha salarial, techo de cristal, acoso sexual o ninguneos”, pero incide en las particularidades asociadas a la profesión y en particular “la preocupación por la visión parcial de la realidad que tantas veces ofrecen los medios y en la que falta la presencia y aportaciones de las mujeres. El feminismo también es necesario para mejorar el periodismo”. Las firmantes inciden en que los espacios de opinión están masculinizados, así como el enfoque de las noticias: “Los relatos y las vivencias de las mujeres, a menudo, son tratadas como personajes secundarios o con estereotipos. Un ejemplo es el tratamiento de la violencia machista, que en muchas ocasiones sigue culpabilizando a la víctima. Las primeras páginas, las aperturas de medios e informativos son decididas por hombres”.