La APA y Consumo ConCiencia organizan una nueva edición del curso “Tratamiento de las drogas en los medios de información”

264

Los días 23 y 26 de octubre, la Asociación de Periodistas de Aragón celebra la segunda edición del curso “Tratamiento de las drogas en los medios de información”, del programa Consumo ConCienciapuesto en marcha por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza, y que aplica la nueva perspectiva de trabajo de la reducción de riesgos. Se trata de un taller práctico que pretende aportar a los profesionales de la información el marco analítico y los conceptos básicos necesarios para abordar el tema con todo rigor.

drugs

Los objetivos de este curso incluyen explicar los conceptos básicos (droga, adicción, tolerancia, margen de seguridad…), establecer un marco analítico general del consumo de drogas, analizar sin mitos los caracteres de las diferentes sustancias, informar sobre los riesgos reales de las más consumidas tanto legales como ilegales y analizar ejemplos de noticias sobre drogas presentando un decálogo de buenas prácticas periodísticas.

El curso se celebrará en la sede de la APA en dos sesiones de tres horas, de 16,00 a 19,00 horas. La asistencia tiene una cuota de 5 euros para parados y estudiantes, 15 para profesionales en activo socios de la APA y de 25 euros para profesionales en activo no asociados. Los interesados pueden matricularse enviando un correo electrónico a info@aparagon.es.

Las clases serán impartidas por Javier Sánchez Arroyo, doctor en historia contemporánea por la Universidad de Zaragoza, promotor y coordinador del centro Consumo ConCiencia, responsable de numerosos talleres sobre el tema y del curso “Drogodependencias: formación de formador@s”, incluido en el plan de formación del profesorado.

Consume ConCiencia se plantea buscar modos de actuación más allá de la “guerra contra las drogas”, que se considera ineficaz, y se plantea objetivos como capacitar a las personas para convivir en un mundo con drogas y construir una sociedad en la que el consumo no sea el centro de la vida de las personas y minimice sus riesgos y daños. Las actividades que se realizan incluyen, además de labores educativas y de información, intervenciones como la monitorización del mercado de drogas y la comunicación de alertas a consumidores ante incidencias que puedan suponer riesgos para su salud.