Arranca el I Congreso José Antonio Labordeta de Política, Comunicación y Periodismo

142

Este jueves ha comenzado el I Congreso José Antonio Labordeta de Política, Comunicación y Periodismo, que se celebra hasta el sábado en el Aula Magna del Edificio Paraninfo de Zaragoza. El acto de inauguración ha contado con la presencia del presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, quien ha señalado que “hay hombres que marcan las etapas de la historia que nos ha tocado vivir. Labordeta era una de ellas. Nos puso en el mapa de la nueva cultura, llenando de autoestima el corazón de los aragoneses”. 

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, también presente en el acto, ha resaltado el compromiso y la responsabilidad política de Labordeta, para asegurar que “este congreso era necesario porque el espíritu de Labordeta sigue siendo necesario”. Por su parte, la presidenta de la Fundación José Antonio Labordeta, su viuda Juana de Grandes, agradecía a todos los que habían hecho posible este congreso, especialmente a todos los estudiantes inscritos, alrededor de un centenar, “porque sois el mañana y habríais hecho feliz a Labordeta con vuestra presencia e interés”. Finalmente, el secretario general de la Universidad de Zaragoza, Juan Francisco Herrero, en representación del rector, ha recordado la distinción Doctor Honoris Causa que le otorgó en vida esta institución a “este aragonés universal que fue profeta en su tierra”.

Inauguracion2

Tras estas palabras, han comenzado unas jornadas de ámbito estatal, organizadas por la Fundación José Antonio Labordeta, cuyo objetivo es estudiar de forma académica al autor desde la perspectiva de la comunicación política y su obra periodística, así como su relación con los medios, y que cuentan con prestigiosos ponentes en estas disciplinas, conformando así un congreso novedoso por el contenido y pionero al aunar temas como la política y el periodismo. El Congreso está organizado por la Fundación José Antonio Labordeta, coordinado por el periodista Antonio Ibáñez y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Zaragoza, IberCaja y la Universidad de Zaragoza.

Ha abierto el congreso Paco Pacheco, coordinador de Chunta Aragonesista (CHA) en el Congreso de 2000 a 2008, coincidiendo en este periodo con José Antonio Labordeta, y de 2011 a 2014, quien ha presentado estas jornadas, y quien lo ha definido como “un diputado atípico y único. Su legado es tan inolvidable como auténtico; pero, sobre todo era un diputado con las puertas abiertas al ciudadano, porque era una persona de fiar, inspiraba confianza  a la gente”.  Y lo más extraordinario de su paso por el Congreso fue todo el bagaje personal y cultural que aportó al mundo de la política, un profesor que “unió cultura y política de una manera perfecta” con fantásticas y poéticas intervenciones, profundas y reales en el contenido y poéticas en la forma.

Tras su intervención, el historiador y profesor, Carmelo Romero ha pronunciado la primera ponencia, “José Antonio Labordeta o la poliédrica consecuencia” en la que ha abordado su evolución ideológica. Ha iniciado su intervención manifestando “que Labordeta fue, es, mucho Labordeta. Un hombre sin más, en su decir, y un mito y un símbolo en el sentir de muchos. Y el más querido en el Aragón del siglo XX, en opinión de Eloy Fernández Clemente, para quien, si, entre los mitos recientes de Aragón, Costa encarnó el fervor; Cajal, el respeto y Buñuel la admiración, Labordeta  aglutinó, más que ningún otro, el cariño popular”.

Tras repasar su paso político por el PSA (Partido Socialista de Aragón), el Partido Comunista, Izquierda Unida, CHA (Chunta Aragonesista), ha señalado que “fue esencialmente un hombre de izquierdas y aragonesista, un trabajador infatigable. No hay contradicción, pues, en estas siglas. Porque en Labordeta no hay que buscar al gran teórico político sino a un hombre de sólidas convicciones, primero en la lucha contra la dictadura y siempre en la justicia social, en el que ningún hombre fuera marginado ni por ideas ni por territorio. Cambió de siglas pero nunca de chaqueta, entendiendo por chaqueta lo sustancial”.

La segunda ponencia a cargo del filólogo y profesor José Domingo Dueñas ha versado sobre  “Labordeta en la prensa española”.  En ella ha asegurado que “poeta es la palabra que mejor define a José Antonio Labordeta –como decía Félix Romeo-. Porque, además de escribir cientos de poemas desde los años 50, fue capaz de llevar al resto de sus actividades la poesía”. La literatura le ayudó a configurar pronto un mundo propio, al que fue siempre sustancialmente fiel”.

Y tras repasar sus incursiones como colaborador en revistas y periódicos aragoneses –desde Papeles de Son Armadans, en los años 50, la conocida revista de creación y de estudios literarios que dirigió Camilo José Cela;  a Público, durante los años 2007 y 2008, diario en el que encontró su mejor acomodo, una cabecera que apostó decididamente por un periodismo crítico desde la izquierda; ha sostenido que en estas últimas colaboraciones “el columnista acudía a su mundo intelectual y afectivo, a su ya amplio bagaje vital y cultural, para diseccionar la actualidad del momento. Ni en su periodo como diputado ni después renunció a ninguna de sus referencias más propias y queridas: la tradición republicana, la atmósfera cultural de su tierra, tantas veces en su caso de origen rural y campesino, la defensa de los débiles y vencidos”.

Inauguracion 1“En coherencia con estos planteamientos, los recursos periodísticos o retóricos de que se servía Labordeta tienen que ver sobre todo con la oralidad, expresiones informales de cada día, en busca de la complicidad con los lectores, establecida sobre todo mediante la ironía y el humor, que ayudan además a marcar una cierta distancia ante la poco amable actualidad política del momento”, ha añadido. “El periodista Labordeta no pretendía separar su discurso del de sus posibles lectores, sino fundirlo con el de la calle, de donde por otra parte recogía el tono y la orientación comunicativa dominante. Buscaba, pues, complicidad más que admiración o distancia. Es decir, no escribía para impresionar al lector, para apabullarlo con su experiencia o ingenio sino para sentirse más pueblo”.

Y ha concluido: “Para comparecer en la prensa, ya fuese como materia de interés periodístico o como colaborador, no tuvo que renunciar a nada de sí mismo, porque de la condición humana, a Labordeta le interesaba todo: el detalle menor y lo que  perdura. De todo se ocupó con acierto. Algo, ciertamente, que no está al alcance de cualquiera”.

EI I Congreso José Antonio Labordeta de Política, Comunicación y Periodismo celebró por la tarde la primera de sus mesas redondas con el tema de “Los amigos de Labordeta en la política”. El debate ha estado moderado por el periodista Pablo Carreras y ha contado con la participación de Joan Saura, senador de Iniciativa per Catalunya (ICV) y exconseller de Interior de la Generalitat de Cataluña; Alfredo Pérez Rubalcaba, exsecretario general del PSOE y exministro  del Interior; Luis de Grandes, portavoz del PP en el Congreso (1996-2004); y Azucena Lozano, primera presidenta de CHA.

Pablo Carreras ha comenzado el debate afirmando que si hay una palabra que define a Labordeta es la de “bonomía”, un hombre que en la vida real era igual que en la vida política. “Aquí tenemos a algunos de los que fueron sus amigos en el Congreso”, con la reflexión de que un amigo es lo más importante que hay en la vida y que sin amigos un hombre no puede ser feliz.

Pero, “¿qué es un amigo en la vida política?”, les ha preguntado Pablo Carreras. Para Joan Saura, “Labordeta fue uno de los políticos más queridos por todo el mundo. Es muy difícil tener amigos en la vida política, pero yo tuve la suerte de sentarme a su lado durante años y de ser su amigo”. Cuestión a la que Luis de Grandes ha respondido: “Los políticos somos seres humanos y Labordeta era un ser humano excepcional, dignidad viva, muy preocupado por hacer las cosas lo mejor posible, sobre todo en política”.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Alfredo Pérez Rubalcaba ha matizado: “La política, por naturaleza, es una política de confrontación y los sentimientos en política son más exacerbados. Yo no fui muy amigo de Labordeta, pero le apreciaba mucho y me gustaba hablarle de lo que habían supuesto sus canciones en mi vida. Me hubiera gustado incluso cantar con él, pero para esas cosas era muy tímido Me encantaría que estuviera vivo y ahora estaríamos los dos jubilados y hablaríamos mucho, y pasearíamos. Siento mucho que ya no esté con nosotros”.

Para Azucena Lozano, “en política tienes compañeros o adversarios. La amistad es otra cosa, y por ello, Labordeta era único porque se dejaba querer y sabía querer”.

Pero, ¿y cómo político?, ¿cómo era el Labordeta político, les ha interrogado Pablo Carreras. Joan Saura ha asegurado que “en Labordeta había muchos Labordetas. Era una persona de izquierdas, un aragonesista abierto, con dos características muy notables: su coherencia y su humildad. Pero lo más importante es que fue precursor de una nueva política, muy honesto, que trabajaba mucho, un ejemplo de regeneración en la política”. “Porque, ha recalcado Luis de Grandes, cuando hablaba llenaba el hemiciclo”.

Alfredo Pérez Rubalcaba ha añadido que “era un político que transmitía autenticidad. Convertía las pequeñas cosas en algo grande, las sublimaba; por encima del gran personaje político, fue un gran personaje humano”.

Aquel “A la mierda”. “Pero lo injusto que es la comunicación política, ha continuado Alfredo Pérez Rubalcaba, aquel “A la mierda” ha quedado muy marcado, y muchos lo recuerdan por aquello, algo que es muy injusto porque era un parlamentario locuaz y muy culto. Muchos vimos esa expresión como el grito del primer indignado en España, el grito de un profesor enfadado. Yo lo viví así, pero era un magnífico parlamentario. No era un político táctico, era de una sabia ingenuidad”.

Joan Saura ha relatado  que, aquel “a la mierda” solo lo podía decir él. En otros hubiera quedado mal, y, de hecho, le pesaba mucho haberlo dicho y sentía que le recordasen por eso, pese a todas las felicitaciones que recibió.  A lo que Azucena Lozano ha matizado: “Es verdad que era el primer indignado, con ese cabreo permanente que le hacía seguir, luchar e ir hacia adelante.  Porque la verdadera política es la que se aprende desde abajo. Esa es la nueva política, la que se compromete desde abajo, en la calle”. Porque él tenía claro que la política se hacía desde la calle y que si alguien sufría, había que estar con él”.

Pérez Rubalcaba ha añadido: “Es muy complicado ser nacionalista y ser de izquierdas, pero cuando él defendía Aragón defendía una tierra postergada. Era una persona polifacética. Cuando lees su libro ‘Un beduino en el Congreso’ ves al Labordeta pesimista y descreído, pero también al indignado, al hiperactivo, al que peleó y  peleó para que las cosas fueran de otra manera. Labordeta llegó a la política desde el rechazo al franquismo, y decidió ser profesor de historia con su compromiso político, que nace desde una decisión vital”.

“Pero en Labordeta hay un Labordeta único -ha concluido Azucena Lozano-, muy trabajador, con una gran capacidad de trabajo, y muy coherente como profesor, cantautor, escritor, político… era un único Labordeta. Era un hombre de izquierdas, pero no de esa izquierda ortodoxa y cerrada, sino solidaria, porque era nacionalista e internacionalista”.

PROGRAMA PARA ESTE VIERNES

Mañana viernes se podrá escuchar la ponencia “Columnas y Tribunas. Labordeta en la prensa aragonesa 1968 -2007”, a cargo de la periodista Concha Monserrat. A continuación intervendrá el periodista Jordi Évole, y cerrará la mañana Luis Arroyo, asesor de Comunicación, con el tema. “Labordeta. Un ciudadano en el Congreso. Un estilo personal”.

La mesa redonda de la tarde versará sobre “El día a día con los periodistas”, moderada por
Olivier Vilain y con la intervención de los periodistas Ana Sánchez Borroy, Raquel Lozano, José Luis Valero, María Rey y  Pepa Fernández. Ya el sábado, se celebrará la ponencia “El fenómeno televisivo de Labordeta” a cargo del periodista  Samuel Barraguer. Y se clausurará el Congreso.

(CRÓNICA Y FOTOGRAFÍAS DE LA PRIMERA JORNADA DEL CONGRESO DIFUNDIDAS POR LA FUNDACIÓN JOSÉ ANTONIO LABORDETA)