Las asociaciones españolas se solidarizan con los periodistas mexicanos tras el asesinato de Rubén Espinosa

49

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha hecho pública su repulsa por la muerte violenta, el pasado fin de semana, en el Distrito Federal, del fotoperiodista procedente del Estado de Veracruz que se había refugiado en la capital del país tras recibir múltiples amenazas. La Asociación de Periodistas de Aragón condena este crimen que cerciora el ejercicio libre de la profesión periodística.

Espinosa, de 31 años, fue hallado muerto junto a cuatro personas más que resultaron acribilladas por individuos desconocidos en un piso de la colonia Narvarte, un barrio de clase media del centro de México DF.

Rubén Espinosa trabajaba como freelance para diversos medios de Veracruz y estaba especializado en la cobertura de movimientos sociales, denunciando abusos y discriminaciones de todo tipo. Recientemente manifestó al Comité de Defensa de los Periodistas (CPJ), con sede en Nueva York: “No confío en ninguna institución del Estado, no confío en el Gobierno, temo por mis compañeros, temo por mí”.

La FAPE formó parte, junto con otro representantes internacionales, de la misión enviada por la Federación Internacional de Periodistas (FIP) a México el pasado año, en la que se difundió un informe detallado sobre esta dramática situación que fue presentado en Londres y Bruselas y, posteriormente, difundido por numerosos países, especialmente aquellos que pertenecen a la Federación de Periodistas de América Latina y Caribe (FEPALC), organización con la que la FAPE mantiene estrechos vínculos y con la que tiene firmado un convenio de colaboración internacional.

La FAPE apoya las reivindicaciones de los periodistas de México y en especial de la organización homóloga SNTP (Sindicato Nacional de Trabajadores de Prensa) y reitera una vez más su llamada de atención hacia la situación de la prensa en México donde la impunidad contra el crimen sigue siendo la tónica dominante en un país supuestamente democrático.

Veracruz es uno de los estados del país más peligrosos para el ejercicio libre del periodismo junto con Guerrero y Tamaulipas. Desde el año 2000, más de cien periodistas han sido asesinados en México. En lo que va de año 2015, según datos de La FIP, Rubén Espinosa hace el número 64 en todo el mundo