Noelia Vizcarra: ‘Sigo siendo una “apasionada” del periodismo y disfruto aprendiendo de los cambios que ha vivido la profesión’

321

Leticia Celma

La periodista Noelia Vizcarra Mir (Huesca) pasó de vivir en Madrid a marcharse a Colombia. Su salida de España estuvo impulsada por sus ganas de conocer otras culturas y renovar las experiencias que había tenido durante el ERASMUS. Al principio tuvo que luchar por hacerse un hueco, pero en la actualidad trabaja en el departamento de comunicaciones con defensores de Derechos Humanos de una ONG. La oscense ha contado a la Asociación de Periodistas de Aragón cómo empezó su andadura, cómo se adaptó a otro país y los consejos que daría a los profesionales que estén pensando en buscar oportunidades más allá de las fronteras.

En 2004 se licenció en la Universidad Complutense de Madrid, ¿cómo ha cambiado desde entonces su vida?

Han pasado diez años desde que acabé la carrera y eso supuso la entrada a formar parte del mercado laboral y de competir con muchísima gente muy preparada, para poder encontrar trabajo. La verdad es que yo tuve suerte porque desde que acabé he ido trabajando en diferentes medios y eso ayuda para ir formándote cada día y seguir aprendiendo.

Mi vida profesional también se ha ido adaptando a los cambios de “escenario de trabajo”, es decir, no es lo mismo estar en una televisión, que en un gabinete de prensa, toca aprender mucho y aportar de lo aprendido en el medio en el que entras a trabajar.

Puedo decir que sigo siendo una “apasionada” del periodismo y disfruto aprendiendo de los cambios que ha vivido la profesión en los últimos años: la llegada de las redes sociales o el acceso a internet desde cualquier dispositivo móvil, lo que implica poder estar informada pudiendo consultar una infinidad de fuentes diferentes.

 

¿Por qué decidió buscarse la vida fuera de España?

Fue una decisión que tomamos con mi marido, queríamos tener una experiencia laboral fuera de España, después de lo gratificante que había sido la vivencia en otro país durante el año de Erasmus. Conocer otra cultura, otro país, otras formas de trabajar supone un aprendizaje y una apertura de mente que ayuda mucho a la hora del crecimiento laboral y personal. Por suerte, pudimos salir de España con un trabajo en Colombia, lo cual nos facilitó mucho las cosas.

Tenemos amigos españoles que están dejando España porque no tienen trabajo y la inserción en un país extranjero no es nada fácil, ni agradable, a pesar de que muchos medios y políticos se llenan la boca animando a la gente a salir, irse sin nada es muy arriesgado.

 

¿Cuántos años hace que se fue de España? ¿De qué forma se tuvo que adaptar tanto personal como profesionalmente?

Llevo un año y medio fuera de España. Para empezar hay que adaptar el curriculum u hoja de vida, (como se dice aquí), y aprender cómo se envía o si se entrega en mano y cómo se hace seguimiento al mismo… al fin y al cabo donde llegas, no tienes una red de contactos, ni apoyos y tienes que hacerte conocer y explicar bien qué has hecho hasta ahora.

Y, personalmente, el cambio es considerable, porque pasas de estar en “tu país” a un país diferente; en el caso de Colombia, además, no hay que olvidar que además se está viviendo un conflicto armado que dura ya más de 50 años. Por lo tanto, siempre hay que estar alerta con temas de seguridad.

 

¿Cómo hace posible colaborar con empresas españolas e italianas desde Bogotá?

En España, trabajé durante cinco años en la corresponsalía de la Rai (televisión pública italiana) y también colaboré con otros medios italianos como Repubblica.it, así que actualmente cuando hay alguna noticia de gran relevancia en Colombia para Italia, a veces me contactan, como sucedió con la muerte de García Márquez. En el caso de medios españoles, se trata más de colaboraciones con diferentes blog.

Fue profesora de redacción en la Escuela Universitaria de Artes y de Letras (Bogotá) durante un trimestre, ¿qué estilo y qué pautas predominan, periodísticamente hablando, en la ciudad colombiana?

Las clases que impartí fueron de redacción periodística, de ortografía y gramática. A pesar de la riqueza de vocabulario español que tienen los colombianos, hay grandes carencias en el uso correcto de la gramática y ortografía. La influencia del mundo anglosajón (estadounidense) es muy notoria, por ejemplo, en los titulares de los periódicos no se usan los artículos. En cuanto a la escritura, es cierto, que tienen gran facilidad para narrar acontecimientos.

 

Noelia Vizcarra ejerce el periodismo en Colombia.
Noelia Vizcarra ejerce el periodismo en Colombia.

Podría describirnos un poco la realidad informativa que se vive en Bogotá.

En Bogotá, como en todo el país, las noticias que llenan los medios giran en torno al conflicto armado, a las negociaciones de paz y a las actividades políticas entre el presidente Santos y el expresidente Uribe.

Y, por supuesto, el deporte llena páginas y páginas en los periódicos, pero más en las ediciones online, no tanto en las escritas. El Mundial de fútbol, donde Colombia llegó a cuartos de final, supuso un relanzamiento de los jugadores del combinado nacional y cualquier cosa que hagan copa las primeras noticias de los informativos, el fichaje de James Rodríguez por el Real Madrid ha desatado una verdadera locura. Pero también la victoria de Nairo Quintana en el Giro, todo se usa también para tratar de lanzar una nueva imagen del país que no lo relacione con la guerra o el narcotráfico. Aunque es verdad que muchas noticias que encuentras en estos periódicos son copiadas de otros, en muchos casos de Marca o As.

Los sitios web no están muy bien desarrollados, en lo que se refiere al diseño o a la arquitectura de la información que los constituye.

 

¿Por qué cree que hay temas de Latinoamérica que no llegan a calar en España? Como por ejemplo, los falsos positivos, los maltratos a las mujeres….

Sí que llegan, quizás no muchísimos temas, pero sí hay medios que los tratan y no es difícil encontrar cada cierto tiempo noticias sobre los falsos positivos, incluso en medios como El País o El Mundo. En otros como Periodismo Humano, es habitual encontrar noticias de estas violaciones de Derechos Humanos y reportajes en profundidad. En Colombia, los dos grandes periódicos de tirada nacional españoles tienen corresponsales, también Tve y la Agencia Efe tiene una oficina grande, los intereses económicos españoles en la región hace que se hable quizás de otras cosas que no de estas noticias “negativas”.

Para que las noticias alcancen relevancia, es verdad que depende de la importancia que se dé en los medios españoles a la sección de internacional y desde luego, dónde estén los intereses de España (desgraciadamente, ahí prima la economía, por encima de intereses humanitarios), si en un telediario entran cuatro noticias de internacional y hay que hablar de los dos o tres conflictos del momento, conectar con EE UU y con China, no queda espacio para que se hable de África o de Centro y Sudamérica, a no ser que pase algo realmente “gordo” o trágico.

 

En Aragón es muy importante el periodismo local, ¿tiene igual valor en Colombia o destaca otro tipo de periodismo?

Aquí los medios locales también son muy seguidos. Evidentemente, no en Bogotá, donde están los grandes canales de televisión o los periódicos de tirada nacional, pero en las regiones sí tienen sus periódicos regionales o locales en los que los sucesos ocupan muchas páginas. Creo que no hay diferencias en eso, lo local es lo “de uno” y eso siempre interesa un poquito más.

 

Informar en otro países, ¿le ha causado alguna experiencia curiosa que pueda contarnos?

Algo que siempre me ocurre cuando me presento y digo que estoy trabajando para la Rai o para un medio italiano, es que tanto los entrevistados como la gente de prensa que se encarga de acreditaciones, etc. me dicen que no tengo mucho acento italiano. Esto me pasaba también cuando estaba en la corresponsalía, (ubicada en Madrid), pero entonces era más fácil responder con un: “pues claro que no tengo acento italiano, es que soy de la provincia de Huesca” y aún así mucha gente decía “pero de… ¿Huesca? ¿de la Huesca de España?”. Creo que en Italia no hay ninguna Huesca …

 

Hoy día, con la situación de crisis de la profesión, muchos periodistas piensan en hacer las maletas y marcharse, ¿qué consejos les daría? ¿para qué tienen que prepararse? 

Tanto para los que piensan marcharse, como para los que están estudiando el consejo es uno de sobras conocido: “saber inglés”. Tampoco creo que yo sea quién para dar consejos a nadie, cada una trata de poder desarrollarse como periodista, casi en el día a día, muchos no lo consiguen por las pocas oportunidades laborales y les toca reciclarse a otra profesión. En cualquiera de los casos, creo que siempre hay que tener ganas de aprender continuamente, conocer los nuevos lenguajes de la comunicación o los que se den en el país al que vayas y considerar que ser periodista tiene muchas más salidas que trabajar en un medio tradicional (prensa, radio o televisión) donde además es complicadísimo entrar. Hay gabinetes, consultorías y un gran mundo online que da muchas oportunidades.

¿Es necesario alguna especialización?

Actualmente hay que saber de todo, desde lo básico para manejar una cámara de vídeo hasta edición de foto, aunque yo no creo que sea lo mejor, porque para eso hay técnicos o fotógrafos profesionales que saben mucho más que un periodista y que dan mayor calidad al trabajo final, pero ahora parece que el periodista tiene que saber de todo. Sin duda, la mejor especialización te la da la profesión y quizás a la hora de abordar una formación post universitaria, sería mejor haber tenido unos años de experiencia laboral que te permitan, posteriormente, saber en qué campo puedes formarte más.