Gervasio Sánchez y “La Voz de Almería”, premios Libertad de Expresión de la AP-APAL

87

El periodista Gervasio Sánchez y el diario “La Voz de Almería”, que cumple sus 75 años de existencia en los próximos días, recibirán este año los Premios Libertad de Expresión de la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL). El acuerdo se adoptó el 4 de marzo en reunión de la junta directiva del colectivo profesional, constituida en jurado para fallar los galardones de 2014. La entrega se realizará el 9 de mayo, con motivo del LXXXIII aniversario de la AP-APAL en un acto que se celebrará en Almería.

El Premio Libertad de Expresión, en el caso de “La Voz de Almería”, pretende “reconocer la trayectoria del periódico decano de los almerienses a lo largo de su dilatada vida y la de todas las personas que han hecho posible este logro”. El jurado, con relación a Gervasio Sánchez, quiere destacar los valores como persona y profesional del periodista: “Vivo exponente del periodismo libre, riguroso y honesto. Un ejemplo para las nuevas generaciones por ser referente de las buenas prácticas y de la defensa de la libertad de expresión”.

El trofeo que se entrega reproduce en mármol blanco de Macael la escultura que la AP-APAL donó a la ciudad de Almería y que se encuentra en la Plaza de los Periodistas de la capital.

Fueron premiados con anterioridad: Michel Kilo, periodista sirio encarcelado, y el profesor Blas Calero, en 2008; el periodista Fernando González Urbaneja y el catedrático Fernando Martínez López, en 2009; el periodista almeriense José Antonio Martínez Soler y Onda Cero Radio Almería, en 2010; el periodista cubano encarcelado Miguel Galbán Gutiérrez y el digital Periodismo Humano, en 2011; y, la Escuela de Arte de Almería y el humorista gráfico Francisco Martín Morales “Martinmorales” en 2012-2013.

La Voz de Almería.

“La Voz de Almería”, el periódico decano de la provincia de Almería ha acudido a su cita diaria con los lectores durante 75 años, desde el 29 de marzo de 1939. Han sido tres cuartos de siglo intensos contando la actualidad y tomándole el pulso a la provincia. Primero como “La Nueva España”, durante los tres primeros números; a continuación como “Yugo”, a partir del 1 de abril de 1939, y, finalmente como “La Voz de Almería”, cabecera desde mediados de la década de los 60. El rotativo perteneció a Prensa del Movimiento durante la dictadura y después al organismo autónomo Medios de Comunicación Social del Estado. El 17 de mayo de 1984, hace ahora treinta años, tras la subasta de la prensa pública, el periódico pasó a pertenecer al Grupo Novotécnica – La Voz de Almería S.L.U., que lidera durante todo este tiempo como presidente y editor, el periodista José Luis Martínez.

Desde la imprenta del plomo hasta la implantación de las nuevas tecnologías, el diario ha sufrido todas las transformaciones de los medios de comunicación escritos. Actualmente ofrece ediciones en soporte papel y digital. Por sus diferentes sedes de las calles González Egea, Tiendas y General Segura, y de las avenidas de Montserrat y del Mediterráneo han pasado cerca de medio millar de trabajadores y directivos, entre periodistas y personal de las diferentes secciones de administración y talleres. “La Voz” fue auténtica escuela de periodistas en Almería, pasando por su redacción la inmensa mayoría de los profesionales que ejercieron la profesión en el siglo XX en Almería. El periódico ha tenido una íntima vinculación con la Asociación de la Prensa de Almería, toda vez que su sede coincidió con la del diario hasta la década de los años 80. El Premio Libertad de Expresión pretende reconocer la trayectoria del periódico decano de los almerienses a lo largo de su dilatada vida y la de todas las personas que han hecho posible este logro.

Gervasio Sánchez.

Gervasio Sánchez es vivo exponente del periodismo libre, riguroso y honesto. Un ejemplo para las nuevas generaciones por ser referente de las buenas prácticas y de la defensa de la libertad de expresión. Nacido en Córdoba en 1959 y se licenció en 1984 en Periodismo (Universidad Autónoma de Barcelona). Desde entonces, ha trabajado como periodista independiente para diferentes diarios y revistas, especializándose en conflictos armados. Desde 1984 hasta 1992, cubrió la mayor parte de los conflictos armados ocurridos en América Latina. Desde 1988 mantiene una estrecha relación con el “Heraldo de Aragón”. Ha trabajado como enviado especial de este diario aragonés, tanto en la guerra del Golfo, como en los distintos conflictos armados en la antigua Yugoslavia, África, Asia y América Latina. También colabora con la Cadena SER y con el servicio español de la BBC desde 1994, con el Magazine de La Vanguardia y con la revista Tiempo desde el año 2000.

En 1994 publicó su libro fotográfico “El Cerco de Sarajevo”, resumen de su trabajo en la sitiada capital bosnia entre junio de 1992 y marzo de 1994. En 1995, inició un nuevo proyecto fotográfico llamado “Vidas minadas”, reflejo del impacto de las minas antipersona sobre las poblaciones civiles en los países más minados del mundo, como Afganistán, Angola y Camboya, que concluyó en noviembre de 1997 con un libro y una exposición. En 1999, publicó su libro fotográfico “Kosovo, crónica de la deportación” (Blume) y en 2000, “Niños de la Guerra”, que resume su trabajo en la última década del siglo XX en más de una quincena de conflictos armados. En 2001, publicó el libro “La Caravana de la Muerte. Las víctimas de Pinochet” (Blume), así como “Los ojos de la guerra”, en colaboración con Manuel Leguineche. En 2002, publicó “Vidas minadas. Cinco años después” (Blume). Del año 2004 son “Latidos del tiempo” (junto a Ricardo Calero) y “Salvar a los niños soldado”. En años sucesivos publica “Sierra Leona. Guerra, paz” (2005), “Vidas minadas. Diez años” (2007), y “Sarajevo 1992-2008” (2009). Más recientemente, en 2011, aparecieron “Desaparecidos” y “Víctimas del olvido”.

Está en posesión de numerosos premios destacando, entre otros, el “Cirilo Rodríguez”(1996), “Hijo adoptivo” de Zaragoza, ”Enviado Especial de la UNESCO por la Paz”, Medalla de Oro de Santa Isabel de Portugal, Premio LiberPress (2005), Premio Javier Bueno (2006) de la APM, Premio Ortega y Gasset de Periodismo (2008), Premio Internacional de Periodismo Rey de España (2009), Premio Solidaridad Proyecto Hombre (2009), Premio Nacional de Fotografía (2009) y Premio Julio Anguita Parrado (2011).

Gervasio Sánchez protagonizó en Almería varios talleres y una exposición antológica con el Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) en enero de 2013, colaborando con la Asociación de Periodistas de Almería en las jornadas que sobre el voluntariado se organizaron conjuntamente con REVAL. Sánchez forma parte del comité de apoyo a los periodistas españoles secuestrados en Siria, siendo el portavoz de los familiares de Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova.