El periodista ejerce el complicado oficio de informar

26

105 periodistas y empleados de los medios de comunicación perdieron sus vidas en ataques selectivos, publicaba esta semana el informe de la Federación Internacional de Periodistas (FIP); tres periodistas españoles, cuyos nombres no se olvidan Javier Espinosa, Ricardo García y Marc Marginedas, permanecen secuestrados en alguna parte de Siria; el presidente de la Diputación provincial de Ciudad Real, Nemesio de Lara se negó a responder preguntas incómodas, y el juez decano de Zaragoza planteaba el juicio de Agapito Iglesias del jueves pasado sin prensa.  Se trata de algunos de los problemas a los que se ha enfrentado la libertad de prensa durante esta semana, en el caso de los periodistas asesinados es una situación que se arrastra desde hace años.

En la Comunidad de Aragón, en las últimas dos semanas se ha asistido al nombramiento de una informática, sin titulación de Periodismo o Comunicación, como Jefa del Gabinete de Imagen y Comunicación de la Universidad de Zaragoza. La Asociación de Periodistas de Aragón (APA) presentó un recurso de reposición a la convocatoria y mostró al Rectorado que el cargo precisaba de una persona titulada y formada en el oficio de informar. Desde diciembre se espera una respuesta que, por el momento, no ha llegado.

pancarta periodismo

No es el único caso, el juez decano de Zaragoza estuvo a punto de impedir la entrada de los informadores de Tribunales durante el juicio a los imputados por el ‘Caso Plaza’, entre los que se encontraba Agapito Iglesias. La APA comunicó su protesta y total oposición a este límite que se imponía a la libertad de informar. Tanto los periodistas como el juez decano de Zaragoza se reunieron el día antes de la sesión judicial y consiguieron llegar a un acuerdo, la prensa estaría situada en un espacio habilitado y los gráficos serían quienes tomarían las imágenes de los imputados. Esta situación recordaba a la pasada declaración de la infanta Cristina en la que los periodistas no pudieron acceder a la sala. (EL PAÍS)

El encierro de los vecinos en el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) pasaba desapercibido. Los profesionales no podrían acceder al Consistorio ante la prohibición de la policía localizada en la entrada. Solo un equipo de televisión de la Sexta lograba entrar, aunque no podría salir para recoger más recursos. La Federación de Asociaciones de Periodistas de Ciudad Real lanzó la alarma y exigió que no se limitara el derecho a informar. Finalmente, los medios de comunicación han podido acceder a las instalaciones y dar la información de primera mano.   Esta misma semana, en la misma localidad, el presidente de la Diputación de Ciudad Real, Nemesio de Lara, se negaba a contestar las preguntas de los periodistas. La FAPCLM contra las comparecencias de políticos sin turno de preguntas. (AP-Almería)

La prensa se enfrentaba a los límites de opinar impuestos por la Generalitat catalana. Tanto la Federación de Asociaciones de Periodistas de España como la Asociación de la Prensa de Madrid manifestaban que opinar e informar eran derechos fundamentales recogidos en la Constitución. La FAPE rechaza la demanda “dictatorial” del Gobierno catalán contra periodistas críticos (FAPE) La Asociación de la Prensa de Madrid recuerda que la libertad de expresión es un derecho constitucional. (APM)

concentracion-elperiodico

 

Grupo de apoyo a Marc Marginedas, concentrado la semana pasada./ElPeriodico

Aparte de lo citado, se suman los informes de Reporteros Sin Fronteras y la Federación Internacional de Periodistas que han reflejado lo peligroso que puede llegar a ser informar desde lugares de conflicto, como es el caso de Siria. Venezuela y Ucrania han saltado a la actualidad por su alto índice de peligrosidad tanto para los ciudadanos como para los profesionales de la comunicación. La FAPE insta a las autoridades venezolanas al levantamiento inmediato del apagón informativo que sufre el país. (FAPE) Llamamiento al compromiso internacional ante la violencia contra los periodistas (RSFY nadie olvida a Javier Espinosa, Ricardo García y Marc Marginedas que cumplen meses de secuestro en Siria. La FAPE presentará un comité de apoyo el 4 de marzo en Madrid. (FAPE)