Profesionalizando la profesión periodística

27

La FAPE garantiza la unidad de acción entre colegios y asociaciones de periodistas

Los ponentes de las dos mesas redondas de la jornada informativa de la FAPE, celebrada en Cáceres como preámbulo de su asamblea extraordinaria, señalan a los colegios profesionales como revulsivo contra la crisis y defensores de los intereses de los periodistas, pero apuestan por la coexistencia con las asociaciones.

Con la formación de colegios profesionales los periodistas españoles están “profesionalizando la profesión”. Está afirmación, realizada por Gonzalo Múzquiz, secretario técnico de la Unión Profesional, resume la postura de los ponentes participantes en la primera mesa redonda, “De asociaciones a colegios, una transición completa”, celebrada dentro de la jornada informativa organizada por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) como preámbulo de la asamblea extraordinaria que mañana, 5 de octubre, tendrá lugar en Cáceres.

 

SEGUNDA MESA REDONDA MEDIOS2

Antes de empezar la segunda mesa redonda, de izquierda a derecha: Juan Antonio Heras, decano del colegio de periodistas de Murcia; Josep María Martí, decano del colegio de Cataluña; Aurelio Martín, vicepresidente de la FAPE y moderador; Xosé Manuel Pereiro, decano del Colegio de Galicia; y Antonio Manfredi, decano del colegio de Andalucía.

 

Con el único objetivo de analizar en profundidad la función de los colegios de periodistas como forma de organización profesional, la FAPE ha invitado a debatir en esta primera mesa, junto a Múzquiz y bajo la moderación de Lidia Sánchez Yanel, miembro de la Junta Directiva de la FAPE, a Carmen Pérez Armiñán, decana de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y a Carlos Hernández-Sanjuan, letrado asesor de la Federación, que ha puntualizado que no sólo los colegios profesionales van a ser capaces de defender los derechos de los periodistas, porque “está claro que tenemos asociaciones centenarias que ya lo venían haciendo”.

Hernández-Sanjuan ha explicado que ahora se trata de ver cómo se ha de dar paso desde las asociaciones a los colegios, y para ello, ha dicho, es fundamental primero definir qué es un periodista, en clara alusión a la necesidad de exigir un título universitario a quienes trabajen como tales, una necesidad en la que ha centrado su intervención la decana de Ciencias de la Información de la Complutense.

Pérez Armiñán ha reconocido que, desde el mundo universitario, “siempre se ha visto con muy buenos ojos la creación de los colegios”, aunque ha apostado por una coexistencia de éstos con las asociaciones, porque son un instrumento “mucho mejor y más útil” para luchar contra el intrusismo, exigir una titulación a quienes ejerzan la profesión, estar representados en los ámbitos jurídicos, luchar contra la precariedad, los bajos salarios y la falta de credibilidad y disponer y aplicar un código deontológico unitario, punto este último que ha servido de justificación para la existencia de los órganos colegiales a los tres ponentes.

Por su parte, Gonzalo Múzquiz ha resaltado que éste es un momento muy oportuno para plantearse la transición que daba título a la mesa, ya que el debate sobre los colegios, no sólo de periodistas, está de plena actualidad  debido al anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales, aprobado por el Gobierno el pasado mes de agosto.

 

LA EXPERIENCIA DE CATALUÑA, MURCIA, GALICIA Y ANDALUCÍA

La segunda de las mesas redondas organizadas en la jornada ha tratado “La experiencia de los primeros colegios de periodistas de España”, y en ella han participado los decanos de los cuatro órganos colegiales periodísticos que actualmente funcionan en nuestro país: Josep María Martí, de Cataluña; Juan Antonio de Heras, de Murcia; Xosé Manuel Pereiro, de Galicia y Antonio Manfredi, de Andalucía, moderados por el vicepresidente de la FAPE, Aurelio Martín.

Josep María Martí, presidente del colegio profesional de periodistas más antiguo de España, el catalán, ha sido el primero en intervenir, asegurando que si los colegios no dan algo de interés, al no ser obligatoria la colegiación, su futuro es incierto. Para Martí, “los colegios pueden ser el instrumento que la profesión necesita en el panorama de la crisis de los medios y en el cambio de paradigma y tecnológico que vivimos”.

Como representante del Colegio Oficial de Periodistas de la Región de Murcia, el primero nacido dentro de la FAPE, su decano, Juan Antonio de Heras, tras asegurar que los periodistas “nos hemos dejado desregular”, ha añadido que “estamos en el mejor momento para crear colegios”, sobre todo teniendo en cuenta el anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales, de plena actualidad y que, a su entender, conlleva la titulación obligatoria de quienes ejerzan el periodismo.

Por su parte, Xosé Manuel Pereiro, que ha hecho un relato de los servicios que ofrece a sus colegiados el Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia, ha garantizado que, tras años de trabajo, “somos una voz referencial en cualquier conflicto que tenga que ver con la profesión. En determinadas estancias, el Colegio presiona”.

El último en intervenir ha sido Antonio Manfredi, decano de un joven Colegio de Andalucía que ha iniciado su andadura el pasado 25 de mayo, resaltando que “el Colegio debe crecer a través de la experiencia de las asociaciones” y que, en el caso de Andalucía, “estamos firmando acuerdos con todas ellas, porque todas están funcionando perfectamente”.