La importancia del debate sobre la ética periodística protagonizó la entrega de los Premios Lolo

85

La Unión Católica de Informadores y Periodistas de España otorgó sus galardones a José Rodríguez Rabadán y Samuel Gutiérrez Aparcero, en un acto que presentó la presidenta de la FAPE, Elsa González

 El Centro Internacional de Prensa de Madrid acogió ayer la entrega del III y IV Premio Lolo de Periodismo joven, que otorga la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIPE), vinculada a la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

lolofape

La presentación del acto corrió a cargo de la presidenta de la Federación, Elsa González, quien estuvo acompañada en la mesa principal por el presidente y el secretario general de UCIPE, Rafael Ortega y Darío Chimeno, respectivamente. González habló sobre la complicada situación por la que atraviesa el periodismo y señaló que “Internet ha cambiado la sociedad, pero también el mundo de la información, y ese cambio puede suponer que perdamos el norte al que nos debemos: la verdad”.

La presidenta de la FAPE destacó que el periodismo es ahora más necesario que nunca “para destapar la corrupción y como garante de la democracia”, y reconoció que “si pusiéramos el termómetro de la ética a nuestros medios de comunicación la temperatura indicaría que muchos tienen fiebre”.

Tras la lectura de las actas en las que se otorga el III y IV Premio Lolo de Periodismo Joven a José Rodríguez Rabadán y Samuel Gutiérrez Aparcero, que realizó Darío Chimeno, fue el momento en que ambos recogieron sus galardones.

Un emocionado Rodríguez Rabadán, editor de Telenoticias 2 de Telemadrid, destacó las dificultades a las que se enfrentó al realizar su trabajo como responsable de las transmisiones de su cadena en el transcurso de la Jornada Mundial de la Juventud, una tarea que ha pesado en la decisión del jurado de otorgarle el  Premio Lolo.

Por su parte, Samuel Gutiérrez, redactor del semanario Catalunya Cristiana, quiso recordar, al recoger su galardón, las palabras del Papa Francisco en su primera reunión con profesionales dela información tras el Cónclave en que fue elegido. “Hizo un símil entre la labor de la Iglesia y la de los periodistas, puesto que ambos sirven a la verdad”, dijo.

El cierre del acto corrió a cargo de Rafael Ortega, quien aseguró que “ser periodista y católico es, hoy en día, casi una provocación” y recordó la trayectoria de Lolo, el primer periodista laico que ha sido beatificado por la Iglesia católica, figura que da nombre a estos premios y que estuvo presente en la práctica totalidad de las intervenciones que hubo en la sala.