La APA se solidariza con los trabajadores del Grupo Prisa en Aragón

104

23 de febrero de 2011.- La APA se solidariza con las trabajadores del Grupo Prisa en Aragón que hoy se movilizan a las 12 del mediodía en defensa de sus puestos de trabajo.

Además la FAPE recuerda al Grupo Prisa su compromiso de pactar el plan de despidos

Esta Federación sostiene que la salida de la crisis en los medios está ligada a la defensa del periodismo de calidad

La primera organización de periodistas de España propone un pacto que salvaguarde el empleo a cambio de las rebajas salariales.

Ante la inminente aplicación del plan de reducción de plantilla en el Grupo Prisa, que afectará a un 18% de sus trabajadores, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) reitera su firme convicción de que la salida de la crisis en los medios está ligada a la defensa del periodismo de calidad, sea en el formato que sea, más que en la fiebre de despidos que invade nuestro sector.

La FAPE recuerda a esta compañía su compromiso público de proceder al ajuste mediante la negociación con los representantes de los trabajadores y alude al comunicado difundido por la empresa el 25 de enero pasado, donde menciona que uno de los objetivos de su “plan de reestructuración” era “preservar el mayor número de empleos”. De acuerdo a la misma nota, dicho plan contempla “diferentes medidas (externalizaciones, bajas incentivadas, jubilaciones anticipadas, etc.) que se concretarán como resultado de las negociaciones”.

Este compromiso de proceder a la reducción de plantilla mediante acuerdos fue comunicado a los directivos de la FAPE y la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) en la reunión que mantuvieron con los máximos ejecutivos de Prisa, con Juan Luis Cebrián a la cabeza, a primeros de enero.

Ante esta reducción de plantilla y las que se están llevando a cabo en otros medios y grupos, la FAPE reitera que el periodismo de calidad por el que dicen apostar los editores como remedio a la crisis nunca podrá realizarse si se vacían las redacciones y se despide a los profesionales experimentados, motivadores y promotores de la buena práctica. Tampoco podrá alcanzarse dicha meta si a los recién licenciados se les contrata bajo condiciones salariales que degradan nuestra profesión.

Esta Federación constata que la oleada de despidos (3.718 desde noviembre de 2008, en datos del Observatorio de la FAPE) que vive la profesión incumple en muchos casos los idearios de los grupos que hicieron siempre de la defensa del ejercicio del periodismo con criterios de rigor, objetividad e independencia, la razón de su existencia.

El debilitamiento de las redacciones quiebra principios ligados al ejercicio y promoción del periodismo de calidad y abre paso a un periodismo que sólo busca la rentabilidad económica a toda costa.

En todos estos procesos, los responsables de los medios, tanto gestores como periodistas, no han dudado en transformar el lenguaje para camuflar lo que en realidad son despidos sin más.

Así, se nos habla de planes de eficiencia operativa, racionalización de los recursos, actualización del modelo productivo y de negocio, redimensionamiento de los equipos, homogeneización de los procesos, entre otras perlas de lenguaje travestido, y se nos habla de “periodistas con valor añadido” o de que “se hace la televisión que quieren los ciudadanos” para justificar la existencia de determinados programas, totalmente ajenos a la ética y la deontología profesional.

La FAPE no se queda sólo en la queja. Ha propuesto un pacto con los editores que salvaguarde el empleo a cambio de las rebajas salariales y también les ha instado en todos los foros posibles a que apuesten por el periodismo de calidad y a que construyan modelos nuevos.