La FAPE aprueba la ‘Declaración de Pamplona’

105

20 de septiembre 2010.- La Junta directiva de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), reunida hoy en Pamplona, ha aprobado la Declaración de Pamplona, en la que insta a los editores a entender “el periodismo de calidad como un buen negocio”, realiza autocrítica por la pérdida de credibilidad de la profesión, urge al reconocimiento de los derechos de autor de los informadores y se compromete a fomentar la creación de los colegios profesionales de periodistas en todo el territorio nacional.

El documento, que recoge las líneas de actuación futuras de la Federación, resulta del examen del estado de la profesión periodística que ha centrado la Junta directiva de la Federación celebrada hoy en la sede del Archivo Real y General de Navarra.

La Declaración de Pamplona se inscribe bajo el epígrafe de que un periodismo de calidad “es sinónimo de una democracia de calidad”. En un momento en que la profesión atraviesa la peor crisis de su historia -con la pérdida de más de 3.400 puestos de trabajo en los dos últimos años, en datos del Observatorio de la Crisis dirigido por la FAPE-, la Federación llama a los editores a negociar con los representantes sindicales un futuro viable para sus empresas, que acabe con la precariedad laboral que padecen los profesionales de la información y que también afecta a becarios que asumen responsabilidades propias de un puesto de trabajo estructural sin remuneración alguna”. De hecho y a petición de la FAPE, la Inspección de Trabajo se ha comprometido a reforzar el control sobre las condiciones de este periodo de aprendizaje.

La Directiva ha decidido también impulsar la creación de los colegios profesionales de periodistas, “que no se entienden solo como estructuras de defensa de los intereses profesionales, sino que aseguran la calidad de un servicio ciudadano, que en este aso es el derecho a la información”, subraya la Declaración.

En cuanto a los derechos de autor de los periodistas, la Federación exige una vez más a su reconocimiento moral y económico e insta a los sindicatos a incluirlos en la negociación de los convenios colectivos.

La Declaración de Pamplona también reclama el fin de las grabaciones enlatadas y de las ruedas de prensa sin preguntas. Al tiempo que censura la banalización de la información, “muy acentuada en determinadas cadenas de televisión” y recuerda a los periodistas que hacen anuncios publicitarios con ánimo de lucro que nuestro Código ético y deontológico declara incompatible de la profesión periodística con la publicidad remunerada.

Incorporaciones

La Junta directiva de la FAPE también acordó la incorporación del presidente de la Asociación de Periodistas de Navarra (APN), Miguel Ángel Barón, y de la presidenta de la Asociación de Periodistas de Jerez (APJ), María José Pacheco, como nuevos vocales. La FAPE refuerza así su Directiva, al tiempo que cumple con el objetivo de recoger en su seno la más amplia representación territorial.

Más información: Declaración de Pamplona