La FAPE firma con los editores compromisos sobre el pleno respeto de los derechos de los periodistas

118

El acuerdo busca impedir la destrucción y precarización del empleo periodístico, en el entorno de incesantes cambios por el que atraviesa el sector de los medios de comunicación

8 de junio de 2010.- La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) alcanzó el viernes 4 de junio un acuerdo con editores de medios europeos para impedir la destrucción y precarización del empleo periodístico en el entorno de incesantes cambios por el que atraviesa el sector de la comunicación.

El pacto fue suscrito en el marco del Encuentro de Medios Europeos que, bajo el lema Los nuevos desafíos, se celebró bajo Presidencia española de la Unión Europea.

La cita, que reunió en Madrid a editores, periodistas y expertos de medios de comunicación del entorno comunitario, alumbró la Declaración de Madrid, un acuerdo en el que la FAPE hizo valer compromisos para el pleno respeto de los derechos de los periodistas.

La Declaración fue suscrita por la Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC), la Asociación Europea de Radios, la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas (AEEPP), la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), la Asociación de Televisiones Comerciales Europeas (ACT) y la propia Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

El debate que precedió a la lectura de la Declaración se articuló en tres mesas, compuestas por ponentes españoles y de otros países europeos, que trataron sobre el futuro de los medios, la propiedad intelectual y la publicidad.

Compromiso con el empleo

A su término, la periodista Verónica Serrano procedió a la lectura de la Declaración de Madrid, cuyo punto primero recoge el compromiso de los firmantes con el empleo periodístico. “Es necesario que los medios periodísticos de comunicación profesionales nos adaptemos a una nueva realidad de redacciones integradas y organizaciones globales, definiendo entre las distintas administraciones y agentes implicados, un nuevo marco que, en el pleno respeto a los derechos de los periodistas e impidiendo la destrucción de empleos y su precarización, nos permita ser más competitivos y consolidar un modelo más abierto, participativo y plural”, se lee en el acuerdo.

Autorregulación y anuncios de contactos

Los editores firmantes también se comprometieron a “promover altos estándares éticos en la autorregulación de la publicidad”, un apartado propuesto por la FAPE en relación a los anuncios de contactos sexuales, por cuya supresión aboga esta Federación, y que fue recogido en los siguientes términos: “Asimismo, los medios de comunicación promoverán altos estándares éticos en la autorregulación de la publicidad, conciliando la libertad de expresión de los anunciantes y la libertad de publicidad de las empresas”.

En este sentido María Penedo, vocal de la Junta directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), instó a los editores a promover la autorregulación. Penedo, quien intervino en nombre de la FAPE, incidió en que la eliminación de los anuncios de contactos sexuales es posible como lo demuestra el hecho de que el periódico más joven de tirada nacional (Público) nació sin ellos y que otro diario de ámbito nacional (La Razón) acaba de retirarlos en plena crisis de ventas y publicidad.

Penedo puso en evidencia la doble moral de los editores, que por un lado difunden informaciones que denuncian la explotación de la mujer por redes mafiosas y por el otro promueven la prostitución a través de dichos anuncios, “en la codiciosa búsqueda de ingresos a costa de atentar contra la dignidad de la mujer”.

Estas intervenciones alientan a la FAPE a intensificar su campaña para que los editores cumplan lo acordado en la Declaración en cuanto a la necesidad de “promover altos estándares éticos en la autorregulación de la publicidad”.

Con este fin, la FAPE continuará respaldando las iniciativas del Gobierno en pro de suprimir dichos anuncios por considerar que están íntimamente ligados al tráfico y explotación de seres humanos y son contrarios a la función social y educativa que se reconoce al sector de la comunicación.

Planes de formación

La Declaración de Madrid también recoge las aspiraciones de la FAPE en lo referente a la formación de los periodistas. “Abogamos porque las instituciones europeas promuevan planes de formación para los profesionales de los medios, incluso en la puesta al día de competencias que derivan de las nuevas tecnologías”, se lee en este punto.

Derechos de autor

En el apartado sobre La defensa de los derechos de propiedad intelectual ante el auge tecnológico, el punto sobre derechos de autor dice lo siguiente: “Apostamos por garantizar una fuerte protección de los derechos de autor bajo la Directiva Europea de Derechos de Autor en la Sociedad de la Información y su revisión, la cual es decisiva para proteger los derechos de propiedad intelectual, en un marco abierto de debate con todos los actores que hacen posible la pervivencia de los medios”.

En este capítulo, el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, aseguró que los editores tendrán que reconocer los derechos de autor de los periodistas. Cuanto más, en una época en la que su obra se reutiliza dentro y fuera de los grupos mediáticos sin compensación alguna, a excepción del caso del diario La Vanguardia, que en el convenio de 2008 reconoció derechos de propiedad intelectual a los miembros de su Redacción. “El futuro de los medios pasa por un adecuado equilibrio entre los derechos de los editores y los derechos de los periodistas”, dijo .

Por su parte, Pamela Morinière, responsable del programa de derechos de autor de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), justificó la necesidad de reconocer la propiedad intelectual de los periodistas. González Urbaneja y recordó que las nuevas tecnologías facilitan la reproducción ilimitada del producto periodístico, “lo que hace más urgente que se defina la compensación de los derechos de autor de los profesionales de los medios de comunicación”.

En sintonía con esta propuesta, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó durante la apertura del Encuentro que defender la propiedad intelectual y los derechos de autor, tanto individuales como colectivos, y mantener el acceso universal a Internet deben ser dos conceptos “compatibles y no excluyentes”.

En esta línea, la FAPE ha decidido reforzar la defensa del reconocimiento de los derechos de autor de los periodistas y aplicarse en concienciar a los profesionales de los medios de comunicación sobre la necesidad de proteger estos derechos y de que su explotación reciba una compensación económica. La FAPE cumplirá con este compromiso en el marco de la estrategia de la Federación Internacional de Periodistas (FIP).

El encuentro fue clausurado por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que dijo que trasladará a la Unión Europea la Declaración de Madrid para que analice las propuestas, estudie su encaje en la legislación y las armonice.

La FAPE confía plenamente en las gestiones de la Presidencia española de la Unión Europea para que los compromisos suscritos en Madrid por periodistas y editores se traduzcan en medidas que aseguren el presente y el futuro de los medios, eviten más destrucción de empleo, supriman los anuncios discriminatorios y vejatorios e impulsen el reconocimiento de los derechos de autor de los periodistas.