El director de la revista Salvaje, Guillermo López Linares, participa en el III Congreso sobre Periodismo y Repoblación de Urriés con la ponencia ‘Salvaje: el covid visto desde una revista trimestral sobre campo’. “El periodismo actual es muy urbanita y, a veces, no sale de la M-30. Nosotros ofrecemos una visión de un mundo rural que está lleno de matices e historias personales”, resume.

La experiencia vital de Guillermo López al llegar a un pueblo de Soria, tras una trayectoria profesional que le había llevado por ciudades como Miami o Madrid, fue el germen del estilo de la revista trimestral Salvaje, que vio la luz con su primer número en el verano de 2019. “Tras años trabajando en grandes medios de comunicación, me di cuenta de que había pasado de tener al lector en el centro a crear contenidos a demanda de lo que nos pedían las redes sociales, y busqué salir de esa dinámica. Decidí emprender y crear una publicación de papel, porque es donde mejor se reposa la información, y aunque en un principio la temática giraba exclusivamente sobre aventuras y naturaleza, viviendo allí descubrí un mundo rural muy rico que hizo que abriera el foco de la información y pasara a ser una revista sobre el campo”, explica su director.

Borrar la mirada paternalista que muchos medios de comunicación han fijado sobre los pueblos y aportar contenidos novedosos que hagan reflexionar a los lectores son los objetivos primordiales de ‘Salvaje’, que ya acumula siete números, tras una nueva entrega de la revista este invierno. “En este caso, recorrimos diferentes lugares de España para conocer la metodología de diferentes escuelas rurales, como la de Alpartir (Zaragoza), con un espíritu pionero y de vanguardia. Nos dimos cuenta de que muchas medidas que en los centros educativos de las ciudades se estaban poniendo en marcha debido a la covid-19 y que tenían un impacto positivo en el aprendizaje, como la menor tasa de alumnos o las actividades al aire libre, ya eran una realidad desde hacía tiempo en estas zonas”, explica.

Respecto a la cobertura de la covid-19 y el impacto en el medio rural, la revista Salvaje ofreció contenidos específicos como el fotoreportaje ‘Las que cuidan’, de la fotoperiodista Susana Girón, que retrató sin “caer en la sensiblería, y con los claroscuros, la realidad de las cuidadoras de un pueblo de la sierra norte de Sevilla durante la pandemia”. También se centró en la adaptación que muchas empresas y negocios locales llevaron a cabo para salir adelante con el reportaje ‘Reinventarse en tiempos de pandemia’.

En la actualidad, la revista Salvaje está integrada por Guillermo López Linares, director de la publicación, y Annabel Roda, editora y oriunda de Valderrobres (Teruel). Cuenta, además, con una extensa red de colaboradores en el medio rural y ha lanzado junto con el programa de podcast Carne Cruda una serie de episodios vinculados a los contenidos de la revista. Las ilustraciones de cada uno de los números son obra de artistas diferentes con el objetivo de aportar una variedad de visiones sobre el campo y el medio rural.

En cuanto a los lectores de la revista, están muy repartidos entre el medio urbano y el rural. “El 60% viven en ciudades, mientras que el 40% residen en pueblos”, apunta Guillermo López. “Muchos de ellos nos piden una revista con más contenidos. Es cierto a nosotros nos gustaría llegar a las 112 páginas, pero es un reto para que el necesitamos sumar una serie de apoyos”, añade.