Más de 40 estudiantes participaron en 2020 en el ‘Erasmus Rural’

590

Más de 40 estudiantes han participado en 2020 en la tercera edición del ‘Erasmus rural’ impulsado por la Diputación de Zaragoza y la Universidad de Zaragoza. A través del programa Desafío y del nuevo programa Arraigo para recién graduados, estos jóvenes han hecho prácticas en empresas, instituciones y asociaciones de la provincia de Zaragoza aportándoles un valor añadido y conociendo la realidad de sus municipios.

“Estas cifras suponen que, a pesar de las dificultades derivadas de la epidemia de covid, este año han participado en el ‘Erasmus rural’ tantos jóvenes como en las dos primeras ediciones juntas. En total ya son más de 80”, destaca el diputado delegado del servicio Cuarto Espacio de la DPZ, Francisco Compés. “Además, dos de los estudiantes han sido contratados por sus empresas al terminar las prácticas, lo cual es otra buenísima noticia que nos anima a seguir impulsando esta línea de trabajo: en el presupuesto del año que viene volveremos a destinar al ‘Erasmus rural’ una partida de 100.000 euros”.

La vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza, Ángela Alcalá, recuerda que el ‘Erasmus rural’ ha sido un éxito desde el primer día “tanto entre los estudiantes como entre las empresas”. Alcalá también recalca que este programa cumple con uno de los grandes objetivos de la Universidad pública “ser elemento transformador de nuestra sociedad, contribuir a aplicar el saber y el conocimiento en nuestro entorno y, por supuesto, ayudar a mejorar las oportunidades del entorno rural”.

El programa Desafío, que se ha popularizado como el ‘Erasmus rural’, es una de las líneas de trabajo que ha impulsado desde su creación la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad, la primera cátedra de este tipo que se constituyó en España. Se financia mediante una aportación económica de la Diputación de Zaragoza y se gestiona a través del Servicio de Orientación y Empleo de la Universidad de Zaragoza. Como novedad, este año por primera vez ha incluido una línea de becas específica para recién graduados que se ha bautizado como programa Arraigo y que ha permitido que jóvenes que han acabado su titulación en los tres últimos cursos puedan hacer prácticas en la zona de la provincia en la que residen.

“Desde su puesta en marcha en el año 2018, el ‘Erasmus rural’ ha tenido una excelente acogida que ha hecho que distintas instituciones de todo el país hayan anunciado su intención de replicar esta iniciativa que busca contribuir a la llegada de talento al medio rural y dinamizar de esta forma su tejido económico y social”, destaca Compés.  “Ha sido reconocida como práctica ejemplar a escala continental por redes europeas como Euromontana, el año pasado fue galardonado por el Gobierno de Aragón con el premio Responsabilidad Social de Aragón 2019 dentro de la categoría dirigida a entidades sin ánimo de lucro y este año ha recibido el premio Expansión a la Innovación en Recursos Humanos”. Además, ha suscitado el interés de un gran número de medios de comunicación a nivel autonómico, nacional y también internacional.

Los programas Desafío y Arraigo persiguen tres objetivos: mejorar el aprendizaje y el desarrollo personal de los estudiantes, facilitar que el talento llegue a un ámbito tan sensible como el medio rural e implantar políticas desde una nueva perspectiva basada en la innovación y en la cooperación entre instituciones.

Algunos ejemplos

Por citar algunos ejemplos, este año dos estudiantes del último año del grado en Turismo han hecho prácticas el Ayuntamiento de Gelsa preparando un plan de dinamización turística para la localidad; otras dos estudiantes del Máster de Profesorado y del grado en Historia han hecho prácticas en Torrijo de la Cañada inventariando las bodegas rupestres y el patrimonio hidráulico del municipio para darlo a conocer y ponerlo en valor.

En Romanos, una estudiante de Trabajo Social ha hecho prácticas por tercer año consecutivo en la residencia de mayores, y en Cubel una explotación ovina ha vuelto a recibir estudiantes de Veterinaria también por tercer año. Además, por primera vez el Ayuntamiento de esta última localidad también ha recibido dos estudiantes del grado en Documentación e Información para ayudar en la organización del archivo municipal.

En Lécera, una estudiante de Marketing ha hecho prácticas en el departamento de Marketing de bodegas Tempore, y al terminar la empresa la ha contratado. Lo mismo ha sucedido con la firma Certest Biotec de San Mateo de Gállego, que ha contratado a una estudiante de Química que antes había hecho sus prácticas en la empresa.

Otras entidades en las que estudiantes de distintos grados y másteres han hecho prácticas son la asociación Territorio Mudéjar; ayuntamientos como los de Herrera de los Navarros, Longares, Alpartir o Pradilla de Ebro; la empresa de mermeladas Bubub; la Asociación de Vecinos y Amigos de Bubierca; la fundación Pueblo Viejo de Belchite, o bodegas Valdepablo.