La FAPE reivindica el derecho a la información frente al debate propuesto por el Ministro de Justicia

32

Una legislación como la que plantea Catalá impediría conocer importantes casos de corrupción  y fraude con dinero público. Ante las declaraciones del ministro de Justicia, sobre la idea de evitar filtraciones durante la investigación de procedimientos,  barajando incluso la sanción a medios de comunicación e imponer la obligación de no publicación,  la FAPE plantea su rotundo rechazo a esta propuesta y reivindica los derechos de información y libertad de expresión plasmados en la Constitución Española.

La FAPE subraya que, gracias a los medios de comunicación, ha sido posible conocer casos de corrupción y fraude con dinero público, que han salido a la luz dado su interés informativo, lo que refuerza el sistema democrático, frente al silencio y la ocultación de datos propios de etapas dictatoriales.

 Los periodistas tienen un compromiso ético con la verdad de sus informaciones y también con el secreto profesional.  Además, el Estado de Derecho cuenta con mecanismos legales suficientes para sancionarles si se entiende que se ha trasgredido alguna norma, por lo que sobra cualquier cambio de legislación que no haría otra cosa más que menoscabar el ejercicio profesional en el que debe primar el derecho a la información.

En este debate que ha pretendido abrir, el ministro Catalá, en vez de perseguir al “mensajero”, debería centrarse en quien filtra, si es que con ello, incumple la ley.

 Desde los años ochenta,  cuando comenzaron a plantearse supuestos similares,  una vez superada la dictadura y con la Carta Magna en vigor, la FAPE ha venido manteniendo los mismos planteamientos, como también ha ocurrido con el intento de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal anunciado por el anterior titular de la cartera de Justicia, hace dos años.

 Por tanto, recordamos al ministro Catalá que, tratándose de un debate, ya conoce la posición clara de la organización mayoritaria que representa a los periodistas en España y es la total negativa a que se planteen recortes que afectan a los derechos a informar y a recibir información, sea a través de multas a los medios o de otros procedimientos.

 La FAPE apuesta por la autorregulación, a través de un órgano independiente, la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo, el órgano ético de la Federación.

 

Una vez más, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa,  es preciso insistir en que sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia.