RSF observa un aumento del número de secuestros y agresiones a periodistas

92

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha publicado el balance anual de la libertad de ejercer la profesión. Desde la organización advierten del aumento de secuestros de periodistas que se han producido durante este año. Sin embargo, se ha constatado un descenso en el número de asesinatos, 71 frente a los 88 del pasado año.

El texto de la noticia puede consultarse en la página web de RSF, además de descargarse el informe en formato word o pdf:

Durante 2013, han muerto 71 periodistas mientras ejercían su profesión. Menos que en 2012, año en que se alcanzó el triste récord de 88 asesinatos. Son datos del Balance Anual 2013 de Reporteros Sin Fronteras, que se publica este 18 de diciembre y que registra un considerable aumento de los secuestros y agresiones a profesionales de los medios de comunicación.

Las cifras revelan un alarmante aumento de los secuestros de periodistas (87 en lo que va de año, un 129% más que en 2012), y un preocupante incremento de los casos de agresión física, ataques y amenazas contra quienes trabajan en la información: 2.160 en total, un 9% superior al año anterior.

En cuanto a los lugares más mortíferos para ejercer la profesión periodística, Siria (con 10 periodistas y 35 periodistas ciudadanos asesinados), Somalia (con 7) y Pakistán (también con 7) repiten en la lista de los cinco países más peligrosos, a los que este año se han sumado India (8 periodistas asesinados) y Filipinas (7).

Casi cuatro de cada diez (39%) asesinatos de periodistas ocurre en zonas de conflicto. Además de las muertes registradas en Siria, Somalia o turbulentas regiones de India y Pakistán, países como Mali o la región rusa de Daguestán también han sido escenario para la última cobertura de muchos profesionales de los medios.

Los secuestros de periodistas se han duplicado en 2013 (87, frente a 38 en 2012). Siria, donde capturar a los informadores se ha convertido en una práctica sistemática, especialmente en el Norte del país, alcanza ya la cifra de 49, mientras que en Libia se han registrado 14 casos.

Golpear, amenazar, increpar… la violencia contra profesionales de los medios ha experimentado un apreciable aumento durante el año que acaba, con un total de 2.160 casos registrados, un 9% más que en 2012.

Cabe destacar que este año ha descendido el número de detenciones de periodistas (826, un 6% menos que en 2012), blogueros o periodistas ciudadanos (127, 12% menos que el año anterior), pero hay países que se convierten en grandes prisiones para los periodistas, blogueros y activistas que ejercen su derecho a informar con libertad.

Por otra parte, China, con 30 periodistas y 70 internautas encarcelados por su trabajo de información, sigue siendo la mayor prisión del mundo para los informadores. Otros 28 periodistas permanecen, sin juicio y en condiciones inhumanas, en las prisiones de Eritrea. Turquía esgrime la lucha antiterrorista contra los periodistas para llevarlos a la cárcel. Aunque ha descendido el número de encarcelados: hay 27 periodistas presos en estos momentos.

Las esperadas reformas no llegan aún a los periodistas e internautas en Irán: 71 siguen en sus cárceles. Aunque el ritmo de detenciones y encarcelamientos en Siria se ha ralentizado este 2013, en las cárceles del régimen aún languidecen 20 periodistas y otros tantos informadores; las zonas rebeldes recurren al secuestro o hacen desaparecer a los periodistas.