La Federación Internacional de Periodistas califica de “brutal” el cierre de Canal 9

83

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) y su grupo europeo, la Federación Europea de Periodistas (FEP), condenan con firmeza el cierre -en España- de la cadena pública Radio Televisió Valenciana (Canal 9), tras decidirlo días antes el gobierno de la región. La policía ha ejecutado esa polémica decisión.

Según las organizaciones españolas afiliadas a la FIP/FEP, a mediodía del 29 de noviembre, la policía forzó la entrada del edificio para cortar la señal. Hasta ese momento, el personal de RTVV seguía resistiendo la voluntad del presidente de Valencia, Alberto Fabra, de clausurar la emisora pública. Los trabajadores han emitido de manera autónoma durante 15 días, tras el anuncio del cierre hecho por el propio Fabra.

Canal 9 ha sido hasta ahora el principal medio público de difusión de la lengua regional (valenciano/catalán).

“Es vergonzoso, no solo por el modo brutal en el que se ha llevado a cabo el cierre”, declaró el Secretario General de la FEP, Ricardo Gutiérrez, “sino porque por segunda vez, como ya sucediera en Grecia, las autoridades han utilizado la fuerza policial para acabar con una radiotelevisión pública. Va contra el comportamiento y las normas propias de la Unión Europea, donde el sistema audiovisual público juega un papel fundamental a favor del pluralismo y de la democracia”.

Con el apoyo de sus afiliados en España, que incluyen a la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), la FAPE y FSC-CCOO, así como de otras organizaciones, el personal de RTVV había logrado seguir emitiendo durante las dos últimas semanas contra la decisión del propietario único de Canal 9, que es el gobierno regional de Valencia. Habían recibido muestras de un gran apoyo público, después de que la justicia declarara irregular el proceso de despidos (conocido como ERE) iniciado en RTVV.

“Seguiremos apoyando a los empleados de este medio audiovisual por todos los medios sindicales y legales en contra del cierre de Canal 9”, apuntó la Secretaria General de la FIP, Beth Costa. “Los responsables castigan así a los trabajadores de RTVV, pero también a toda la ciudadanía de Valencia, a los espectadores. Es un decisión vergonzosa”, añadió.

Los sindicatos y organizaciones españolas de periodistas reclaman una negociación para que RTVV reanude su programación y podrían llevar este asunto a los tribunales españoles y europeos. Como en el caso griego, el personal de RTVV también podría seguir emitiendo por otros medios, como lo ha hecho en la jornada de cierre en las frecuencias de otras emisoras regionales de televisión pública, que lo han transmitido en directo.

La FEP y la FIP piden al presidente Fabra que reconsidere su decisión y que vuelva a abrir una negociación con los representantes de los trabajadores y con los sindicatos para reabrir Canal 9.

El 18 de noviembre, el Grupo de Expertos Audiovisuales europeos de la FEP (BREG, según sus siglas en inglés) envió un mensaje de solidaridad a la RTVV.