David Jasso y sus ‘Vidas infinitas’

105

El ex productor videográfico y escritor aragonés publicará a finales de mes una antología de microrrelatos, en la que se incluirá la serie titulada ‘Crisis en vidas infinitas’, que ocupa la mitad de la obra. Esta será su séptima publicación y como es habitual en sus obras sigue trabajando con el suspense y el terror psicológico.

Tiene previsto presentarla en la Semana Gótica de Madrid, que se celebrará del 22 de octubre al 15 de noviembre. Afirma que aunque “no tiene que ver con el terror ni lo gótico más que tangencialmente”, la editorial, Amargord, ha decidido que ese será el mejor marco para sacarlo a la luz. Los microrrelatos que incluyen la antología “son muy variados, muy picados, incluyen un poco de todos los géneros”.

En palabras de David Jasso, el formato del microrrelato es “muy propenso para el terror, son flashes que te pueden impresionar”. Están relacionados con la sociedad actual, la crisis, con aspectos que se están viviendo en estos días. “Tienen un matiz oscuro, cada uno es independiente pero entre todos van tejiendo una historia oculta que se entiende cuando la terminas de leer”. Su editorial para esta obras es pequeña y  las condiciones que le ofrecieron son inciertas en cuanto a la remuneración, “pero al menos sé que lo van a publicar. La mitad del material lo tenía escrito cuando se pusieron en contacto conmigo y la otra mitad  me apetecía hacerla. Por lo menos escribo sabiendo que va a salir. Para un escritor lo mejor son los libros por encargo, no por los beneficios que pueda conseguir, sino porque sabes que te lo van a publicar”.

Vidas infinitas propuesta portada

En esta publicación David deja en cada microrrelato su estilo personal, es difícil encontrarle influencias. “Los microrrelatos son fogonazos, chispazos que tienen que llegar y comunicar, hay quien dice que están en la línea de Stephen King, pero compararse con el maestro del terror son palabras mayores”, admite con humildad. ‘Vidas infinitas’ pretende que sea una serie “ágil y rápida, cuanto más bonita mejor, no pretendo epatar, sino que sea una buena historia. Las influencias son todas las que te ayudan a hacerlo bien”.

Desde la publicación de ‘La silla’, su ópera prima, ha trabajando el terror psicológico, en todas sus obras su marca personal pretende causar desazón, preocupación, “que el lector pase las páginas interesado por la trama y la historia, generar suspense, emoción, intriga. Lo mío es el terror y el suspense. Hace que el lector sienta intensamente las cosas, es un género que hasta hace unos años no se trabajaba en español. Desde hace un tiempo se ha publicado más, sobre todo de temática de zombies, pero se ha saturado el mercado, hay demasiada oferta y la demanda no sabe cómo reaccionar”.

Dificultades editoriales

Trabaja con la novela y el relato pero en la situación actual “si a la novela es difícil darle salida, a los relatos ni te cuento. Hay editoriales en las que publican antologías y aportas tu relato sin cobrar”.  Ha vivido malas experiencias con las editoriales pequeñas que “no pagan, incumplen sistemáticamente los contratos y no te ofrecen cifras de venta. Con la última que trabajé me dijeron que quebraban y no me pagaron por los libros vendidos, ni a mí ni a otros  cincuenta autores más. En facebook hay un grupo de afectados y lo único que pedimos ahora es que nos devuelvan los libros impresos que les sobren”. Se refiere al Grupo Ajec, con quien publicó ‘Abismos’.

davidjasso

David Jasso

Las editoriales grandes son las únicas que ofrecen garantías a los autores de que sus obras van a llegar al público, las pequeñas viven una situación complicada y muchas “no tienen distribución, la novela no llega a los sitios, no se ve, no existe”. Señala además que ahora hay mucha edición y los libreros “están desbordados, reciben decenas de cajas con libros y muchas veces ni los sacan a la venta, eso cuando no es la distribuidora la que se lo queda directamente en el almacén. Hoy en día o eres el éxito que distribuye sus libros por palés o es muy difícil llegar al público”.

“Es un círculo vicioso, en la liga de los grandes solo publican autores consagrados o a gente que salga en la tele, en las pequeñas solo sacan a sus autores, ¿si no dan oportunidades cómo me voy a consagrar?”. Lamenta además que ahora se está viviendo una época en la que cada vez se escribe más. Afirma que está viviendo experiencias poco alagüeñas para la literatura. “En las convenciones y encuentros literarios apenas acuden lectores puros, la mayoría son escritores que van allí a hablar entre ellos. Hace unos años hubo un ladrillo del boom literario, que cuanto más gordo era el libro mejor y si era trilogía mucho mejor. Ahora la burbuja ha explotado y las editoriales y distribuidoras tienen libros en cajas y cajas”.

Su obra

Antes de ‘Vidas infinitas’ ha publicado ‘La silla’, ‘Cazador de mentiras’, ‘Día de perros’, ‘Feral’, ‘El pan de cada día’ y ‘Abismos’, que son cuatro novelas cortas en un solo volumen, además de muchos relatos incluidos en antologías. También incluye en su bibliografía la novela corta que incluyó en ‘Nuevas leyendas aragonesas‘, junto a los autores aragoneses Óscar Bribián, Fermín Moreno, Roberto Malo, Juan Ángel Laguna Edroso y José María Tamparillas.

Además de ‘Vidas infinitas’, su próximo proyecto será ‘Lo que ves cuando cierras los ojos’, que será una obra dislocada, transgresora, para la que ha decidido romper estructuras de tiempo y ritmo, “a lo mejor ha roto demasiado”, no sabe si saldrá a la luz, “a lo mejor es un despropósito”, ya que su intención es ofertarla de una manera novedosa. Será una sorpresa para los lectores.

Estilo

David afirma que hay dos tipos de escritores: los de brújula y los de mapa. Los que se dejan llevar y los que siguen un minucioso guión. “Cuando estoy escribiendo en realidad estoy leyendo lo que escribo. Si me aburro, corto la escena, resuelvo y paso a otra cosa. Siempre escribo lo que quiero leer. Parto de una imagen, un concepto que quiero que pase. A veces mis personajes hacen lo que menos espero”. Señala que lo importante, más allá de los nombres de los personajes o las ciudades en las que ubique las tramas, son “las historias y su verosimilitud”.

Nunca ha pensado en continuar ninguna de sus novelas. “Cada historia tiene su recorrido y ahí acaba”. A él le gustan otro tipo de recursos, los guiños y relaciones, cruces entre novelas. “El protagonista de ‘La silla’ aparece en ‘Día de perros’, por ejemplo. Los lectores constantes disfrutan de esos guiños y el que lo lee suelto no nota nada extraño. Me gusta crear un universo ínter-relacionado”.

A continuación, uno de los microrrelatos incluidos en ‘Vidas infinitas’:

LA ESPERA

Ni siquiera me mira. Cada mañana pasa a mi lado y ni me ve, ignora mi presencia.

Pero no me importa, yo acudo puntual, todos los días, al cruce de la avenida, aunque sólo sea para verla pasar junto a mí, para seguir sus ágiles movimientos con mis ojos cansados. La veo cruzar la calle con su melena agitada por el viento, ondeando tras ella como el estandarte de su vitalidad; acelerando sus pasos jóvenes para sortear el tráfico con presteza; portando su pesada mochila repleta de libros de texto, con la vida restallando en su rostro fresco en ráfagas tan deslumbrantes que casi producen dolor.

Y sueño con ella, con su sonrisa sincera, con su roce de brizna de hierba. Anhelo el momento de tenerla junto a mí, de sentir su cuerpo contra mi pecho, de acariciar sus cabellos con toques lentos. Son sólo unos segundos cada día, luego, sigue su camino hacia clase sin percatarse de mi presencia, sin saber que yo estoy ahí, esperándola. Y la veo alejarse.

Quedo en la esquina un día más, rodeado por el fantasma de su perfume, sacudido por la estela de su paso como la barca mecida por las olas. Ni siquiera me ha visto. Pero no me importa, sé que un día caerá bajo la rueda del autobús y vendrá a mí, buscando el consuelo de los cálidos brazos de la muerte.