El mundo no debe olvidar la persecución mortal que sufren los periodistas en Bangladesh

85

Megh llamó a su abuela al amanecer del 11 de febrero para describirle una inesperada masacre en su casa. La niña, de 5 años, había encontrado a sus padres asesinados en la habitación de al lado. Los padres de Megh (Sagar Sarowar y Meherun Runi) eran respetados periodistas que trabajaban para una destacada empresa de información en la capital de Bangladesh.

Artículo relacionado: El mundo no debe olvidar la persecución mortal que sufren los periodistas en Bangladesh1